Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Adiós al último pediatra de Alepo en un ataque a un hospital

Mohammed Wasim Moaz pediatra Alepo, Siriatelecinco.es

El doctor Mohammed Wasim Moaz murió el pasado jueves en un ataque sobre el hospital Al Quds, centro al que apoyaba cuando terminaba su turno en el hospital infantil de la ciudad. Era el último pediatra que quedaba en la capital. El director de este último centro, el doctor Hatem, ha escrito una emotiva carta de despedida. 

El doctor Wasim, sirio de 36 años, era el último pediatra que quedaba en la zona de Alepo controlada por la oposición, según ha relatado a la cadena británica BBC Rami Abdurahman, jefe del Observatorio Sirio de Derechos Humanos, organización vinculada a la oposición al presidente Bashar Al Assad, con sede en Londres.
En sus declaraciones, recogidas por el Huffington Post, Abdurahman cuenta que el doctor Wasim "era un pediatra extremadamente dedicado, que eligió arriesgar su vida para seguir ayudando a la población de Alepo. Su muerte es una tragedia terrible que tendrá un impacto devastador en una situación ya de por sí crítica".
El  doctor Hatem, director del hospital infantil en el que trabajaba el doctor Wasim, le ha dedicado unas palabras en Facebook, donde ha relatado su historia, que ha sido compartida más de ochenta mil veces. El doctor Wasim acudía al hospital Al Quds para atender las emergencias de la noche una vez finalizado su turno en el centro hospitalario infantil. El pasado jueves, un ataque atribuido al régimen de Bashar al Assad, provocó la muerte de 27 personas, entre pacientes y personal médico, incluido el doctor Wasim. 
ALEPO, "LA CIUDAD MÁS PELIGROSA DEL MUNDO"
El doctor Hatem relata en su carta cómo el último pediatra de Alepo, días antes, había protegido a los bebés del hospital infantil en otro ataque a apenas doscientos metros de distancia. "Permaneció en Alepo, la ciudad más peligrosa del mundo, por su devoción a sus pacientes", asevera el director quien asegura que los hospitales son objetivos del gobierno y las fuerzas aéreas rusas. 
Según la organización Médicos Sin Fronteras, que ha condenado la situación, el número de muertos que ha provocado el ataque al hospital Al Quds -apoyado por MSF y por otras organizaciones- y a otros edificios cercanos se eleva ya a más de 50 personas. "La situación en Alepo es crítica: es imposible encontrar un solo lugar en toda la ciudad que no haya sido afectado por los ataques aéreos" ha advertido la organización.