Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

HRW critica a Bahréin por la orden de suspensión del principal partido opositor del país

La organización no gubernamental Human Rights Watch (HRW) ha criticado este jueves a Bahréin por la orden de un tribunal de suspender al principal partido de la oposición, Al Wefaq, así como por la detención del destacado activista Nabil Rayab.
"Nadie debe estar bajo el engaño respecto a lo que pretenden los líderes de Bahréin, que es poner fin a la vida de este movimiento de oposición pacífica", ha valorado el subdirector de HRW para Oriente Próximo, Joe Stork.
"Los aliados de Bahréin, Reino Unido, Estados Unidos, y cualquier otro, deberían condenar públicamente estas acción y hacer saber a Bahréin que habrá consecuencias", ha agregado.
En este sentido, ha apuntado que "la anteriormente vibrante comunidad de activistas de Bahréin está en peligro de ser eliminada, y los amigos de Bahréin en el Gobierno británico no están pronunciándose contra estas acciones peligrosas y totalmente injustificadas".
Al Wefaq consiguió el 18 por ciento de los 40 escaños en las elecciones de 2010, pero abandonó el Parlamento un año después durante la represión de las protestas, protagonizadas principalmente por los chiíes pero que contaron con participación de la comunidad suní, reclamando más democracia en el reino.
El Gobierno de Estados Unidos expresó el martes su "profunda preocupación" por la "alarmante decisión" de suspender a Al Wefaq, y reclamó a Manama que "reconsidere su decisión".
"Como hemos mantenido de forma consistente, la crítica pacífica al Gobierno es clave en las sociedades inclusivas y plurales", valoró el viceportavoz del Departamento de Estado, John Kirby.
"Bahréin ha hecho algunos progresos a la hora de hacer frente a las preocupaciones de sus ciudadanos por los sucesos de 2011", dijo, en referencia al inicio de las protestas prodemocráticas en el marco de la llamada 'Primavera Árabe'.
En este sentido, Kirby resaltó que "la acción de hoy (por el martes) del Gobierno contra Al Wefaq no es consistente con el compromiso de mantener ese progreso y avanzar en las reformas no aplicadas".
"Estamos preocupados por esta acción contra Al Wefaq, así como otras decisiones recientes, entre ellas la detención el lunes del activista pro Derechos Humanos Nabil Rayab y la ampliación de la sentencia contra el presidente de Al Wefaq, el jeque Alí Salman", remachó.
LA REPRESIÓN DE LAS PROTESTAS
Bahréin, aliado de Estados Unidos y las monarquías del Golfo, ha reprimido violentamente las protestas prodemocráticas registradas en su territorio desde 2011.
En dicho contexto, impuso la Ley de Seguridad Nacional en marzo de 2011, lo que conllevó la entrada de tropas saudíes y emiratíes en el país para aplastar las protestas.
La oposición ha denunciado en reiteradas ocasiones las medidas violentas utilizadas por las fuerzas de seguridad y ha afirmado que han fallecido más de 80 personas desde el inicio de las protestas, la mayoría de ellas por inhalación de gases lacrimógenos y atropellos de vehículos policiales.
Desde el inicio de las manifestaciones, cientos de personas han sido condenadas a penas de cárcel por su presunta pertenencia a organizaciones terroristas, así como por participar en manifestaciones o disturbios.