Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

HRW pide a Ecuador que investigue la "actuación represiva" de la Policía Nacional

Human Rights Watch (HRW) ha denunciado este lunes "la actuación represiva" de las fuerzas de seguridad de Ecuador contra los manifestantes en las protestas pacíficas de Quito el 17 y el 18 de septiembre y ha pedido al Gobierno que investigue estos abusos de manera "exhaustiva e imparcial".
Las averiguaciones de HRW establecen que más de 270 personas fueron detenidas por "ataque o resistencia" a la autoridad o "daño a bien ajeno" y más de 30 agentes resultaron heridos. Aunque como reconoce la organización, "una minoría de manifestantes estuvo involucrada en actos de violencia", la mayor parte de los asistentes se comportó de manera pacífica.
Un informe confidencial del Comité Internacional de Cruz Roja (CICR) sostiene que al menos 47 de los 53 detenidos visitados en los centros de detención mostraban signos de violencia. HRW ha entrevistado a los detenidos que aseguran haber sufrido palizas, puntapiés y descargas eléctricas.
El director ejecutivo de HRW para las Américas, José Miguel Vivanco, ha precisado que "los manifestantes que recurren a la violencia deberían asumir que se les exigirá responder por sus actos, pero en ninguna circunstancia deberían sufrir tormentos mientras permanecen detenidos, ni deberían ser vulnerados sus derechos de debido proceso". Vivanco ha incidido en que "no hay nada que justifique" el empleo de la violencia "contra manifestantes pacíficos o transeúntes".
Uno de estos transeúntes era 'Wilson', un estudiante de 17 años asaltado por los agentes cuando regresaba a su casa. Según su testimonio, recogido por HRW, recibió golpes y patadas "y le pisaron el brazo y la pierna con una motocicleta". El joven también ha contado que los policías le gritaron "Maricón, ¡Ahora sí lanza piedras!". 'Wilson' tuvo que permanecer dos días ingresado por traumatismo craneal, entre otras lesiones.
La historia de 'Wilson' es similar a la de otros muchos manifestantes. Abogados y defensores de los Derechos Humanos han denunciado que las autoridades no informaron a los detenidos de los cargos en su contra y muchos ni siquiera pudieron contactar con su familia o con un representante legal. El Gobierno de Rafael Correa ha amenazado a los abogados con procesarles si siguen condenando injusticias y ha felicitado a la Policía Nacional por su actuación.
HRW ha pedido a las autoridades ecuatorianas que inicien "investigaciones exhaustivas e imparciales sobre la actuación represiva por parte de las fuerzas de seguridad y las denuncias de abusos y torturas contra manifestantes". La organización también se ha pronunciado sobre la actuación del Gobierno contra "los abogados y medios de comunicación que informan o denuncian abusos".
"Correa no ha demostrado ninguna preocupación por los derechos de los manifestantes", ha señalado Vivanco. "Por el contrario, ha aplaudido a la Policía que los golpeó, y amenazó a abogados y periodistas que pusieron en evidencia este brutal maltrato", ha añadido.