Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

HRW pide a Egipto que no cierre el único centro del país que atiende a víctimas de torturas

La organización no gubernamental Human Rights Watch (HRW) ha reclamado este jueves a Egipto que dé marcha atrás en su decisión de cerrar el único centro del país que atiende a víctimas de torturas policiales y otras formas de violencia.
El Centro Nadeem para la Rehabilitación de las Víctimas de la Violencia y la Tortura, fundado en 1993, recibió el miércoles una orden de cierre por "violaciones de los términos de la licencia".
"Es inadmisible que las autoridades egipcias cierren una clínica para las víctimas de torturas, especialmente cuando los agentes del MInisterio del Interior están cometiendo abusos desenfrenados contra la gente bajo su custodia", ha dicho la directora de HRW para Oriente Próximo, Sarah Leah Whitson.
"El Gobierno egipcio debería revocar inmediatamente el cierre del Centro Nadeem", ha agregado. La cofundadora del centro, Aida Seif al Daula, ha afirmado que el cierre ha sido aplazado hasta el 22 de febrero, cuando representantes del mismo se reunirán con el Ministerio de Sanidad para discutir los motivos de la decisión.
HRW ha recordado que las fuerzas de seguridad egipcias, y particularmente la Agencia de Seguridad Nacional, "torturan con regularidad" a las personas que están bajo su custodia, agregando que durante el último año muchos egipcios han sufrido "desapariciones forzosas".
Asimismo, ha manifestado que la orden ha llegado poco después de la aparente tortura y asesinato del estudiante italiano Giulio Regeni en la capital, El Cairo, poco después de ser detenido por las fuerzas de seguridad.
"Las autoridades egipcias están asfixiando uno a uno a los principales defensores de los Derechos Humanos del país. Cerrar el Centro Nadeem sería un golpe devastador para el movimiento pro Derechos Humanos en Egipto y para las víctimas de abusos", ha remachado Whitson.