Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

HRW pide a Egipto que revoque las condenas a cuatro menores coptos por "blasfemia"

La organización no gubernamental Human Rights Watch (HRW) ha reclamado este lunes a Egipto que revoque las condenas a cuatro menores coptos por "insultos al Islam", tras aparecer en un vídeo presuntamente burlándose de los rezos musulmanes.
El 25 de febrero, un tribunal egipcio condenó a cinco años de cárcel a tres de ellos, mientras que un cuarto fue enviado a un centro de detención de menores en la provincia de Minya. El profesor de los adolescentes, que fue quien grabó el vídeo, fue condenado hace varios meses a tres años de cárcel en un juicio celebrado aparte.
Los adolescentes aseguraron que su vídeo estaba destinado a ser una burla de las decapitaciones llevadas a cabo por el grupo yihadista Estado Islámico, tras lo que su abogado, Maher Naguib, describió el fallo como "increíble".
El vídeo fue publicado en abril de 2015, pocos meses después de que la formación extremista decapitara a 21 cristianos coptos egipcios en una playa de Libia, suceso que fue duramente condenado por el Gobierno de Egipto.
Varios egipcios coptos han sido asesinados en los últimos años en Libia. En 2014, los cuerpos de siete cristianos fueron localizados cerca de la localidad de Benghazi (este) con signos de haber sido ejecutados.
"Estos niños no deberían hacer frente a penas de cárcel por expresarse, incluso si fue con una broma inmadura", ha dicho el subdirector de HRW para Oriente Próximo", Nadim Hury.
"Los continuados juicios en casos de blasfemia en Egipto van contra las afirmaciones del Gobierno de que está promoviendo una visión más inclusiva de la religión", ha agregado.
Por ello, ha recalcado que "burlarse del Estado Islámico o cualquier grupo religioso con un chiste infantil no es un crimen". "En vez de caer en una visión retrógada de la blasfemia, las autoridades egipcias deben proteger la libertad de expresión", ha remachado.