Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

HRW critica a Irán por prohibir a las mujeres acudir como público a un torneo internacional de voley playa

La organización no gubernamental Human Rigths Watch (HRW) ha criticado este miércoles la decisión de Irán de prohibir a las mujeres acudir como público a un torneo internacional de voley playa que se celebra esta semana en el país.
En su comunicado, la organización ha dicho que la decisión, tomada en contra de las promesas previas, "es un decepcionante paso atrás en el acceso igualitario de las mujeres de los eventos deportivos".
Pese a que una prohibición oficial que data de 2012 impide a las mujeres acudir a los partidos de voleibol, la Federación Internacional de Voleibol (FIVB) anunció el 7 de febrero que había recibido garantías del Open de la Isla de Kish de que "el evento estará abierto a seguidores de todas las edades y sexos".
El anuncio de la FIVB fue aplaudido por activistas pro derechos de las mujeres en Irán, si bien adelantaron que, hasta que la prohibición no sea levantada a nivel nacional, las mujeres que acudan a estos eventos se arriesgan a ser detenidas.
"Las valientes mujeres iraníes que creyeron las palabras de la FIVB vieron como no se les dejaba entrar. Se trata de un 'ojo morado' para el deporte del voleibol, y un paso atrás para los derechos de las mujeres en Irán", ha dicho la directora de iniciativas globales de HRW, Minky Worden.
"Este lamentable episodio subraya las fallas de la estrategia de la FIVB respecto al Gobierno iraní, y contradice sus afirmaciones de que todos los seguidores iraníes serían bienvenidos", ha agregado.
Una de las mujeres que intentó acudir como público ha relatado: "Fuimos allí y un agente me dijo: '¿Dónde vas? Dije que a ver los partidos, y me dijo que está prohibido", tal y como ha recogido HRW.
La FIVB ha respondido a los incidentes asegurando que el evento "ha sido un éxito", si bien ha reconocido "un pequeño malentendido con el personal de seguridad el martes por la mañana", al tiempo que ha recalcado que "ya ha sido resuelto".
Sin embargo, Worden ha explicado que "el episodio es mucho más grave que un 'pequeño malentendido', ya que expone los riesgos que impone la prohibición de 2012 a las mujeres iraníes que quieren ver los partidos de voleibol".
"No es justo pedir a las mujeres que vayan a los partidos sin protección sin planear la posibilidad de que las mujeres tengan problemas en las puertas de entrada, como otros años", ha resaltado.
En junio de 2014, Ghoncheh Ghavami y varias mujeres más fueron arrestadas cuando intentaron acudir a un partido de voleibol en la capital Teherán. Si bien fueron liberadas poco después, Ghavami fue arrestada nuevamente y acusada de "propaganda contra el Estado", tras lo que pasó cinco meses en la prisión de Evin.
"La FIVB premió a Irán con los derechos de acoger el Abierto de Kish y los partidos de la Liga Mundial en junio de 2016, por lo que la pelota está en su tejado a la hora de garantizar que Irán respeta las normas internacionales", ha remachado Worden.