Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

HRW acusa a Jordania de expulsar a los refugiados palestinos procedentes de Siria

Human Rights Watch (HRW) ha denunciado en el informe 'No son bienvenidos: El trato de Jordania a los palestinos que huyen de Siria', publicado este jueves, que Jordania no cumple con sus obligaciones internacionales al deportar y prohibir la entrada a los refugiados palestinos de Siria.
Siria fue durante años país de acogida de miles de palestinos. Antes del comienzo de la guerra civil, en 2011, unos 520.000 refugiados palestinos residían allí. Muchos incluso contaban con la nacionalidad jordana.
La política oficial de no admisión de refugiados palestinos de Siria en Jordania comenzó en enero de 2013, aunque a mediados de 2012 las autoridades jordanas ya empezaron a prohibirles la entrada. Jordania ha retirado la nacionalidad jordana a los refugiados palestinos, a los que detiene o deporta por no contar con documento de identidad.
Según la organización Syrian Needs Analysis Project (SNAP), desde 2013 Jordania ha deportado a la fuerza a más de 100 palestinos, muchos de ellos mujeres y niños que se vieron obligados a volver a Siria. Por su parte, HRW asegura que entre 2013 y 2014, el reino jordano ha expulsado a siete palestinos y ha trasladado a otros cuatro al centro de detención Cyber City, en el norte de Jordania.
El subdirector para Oriente Próximo de HRW, Nadim Houry, ha reconocido que "la difícil situación de los palestinos es el elefante en la habitación del que nadie quiere hablar". La guerra en Siria ha dado preferencia de acogida a los sirios que huyen de su país, por lo que Houry ha recordado que "a ningún refugiado que huya de la violencia en Siria, ya sea sirio o palestino, se le debería denegar la entrada y forzarle a regresar contra su voluntad".
Jordania no ha sido el único país que ha deportado a los refugiados palestinos en Siria. La mayor parte de los países vecinos, a excepción de Turquía, han restringido la entrada a los palestinos procedentes de Siria.
JORDANIA DEFIENDE SU POSTURA
El jefe de la Corte Real y exprimer ministro de Jordania, Fayez Tarawneh, explicó a HRW en 2013 que el reino no puede acoger más palestinos porque "alteraría el equilibrio demográfico", a pesar de que la mitad de la población jordana es de origen palestino. Sin embargo, Jordania ha recibido a 607.000 sirios desde que empezó la crisis.
Según HRW, más de 14.000 palestinos de Siria han acudido a los centros de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos en Oriente Próximo (UNRWA) en Jordania para buscar ayuda y una solución a su problema. Estos grupos de refugiados no pueden dirigirse a las autoridades ya que supondría su deportación.
LLAMAMIENTO A LOS DONANTES
HRW no solo responsabiliza a Jordania y los países de la zona de su actuación ante los refugiados. "Los países donantes y las organizaciones locales e internacionales de ayuda no han abordado adecuadamente las preocupaciones humanitarias a las que se enfrentan los palestinos", aseguran desde la organización.
La oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) en Jordania solo ha recaudado el 36 por ciento del billón de dólares que se había propuesto para 2014. ACNUR en Líbano todavía tiene que financiar el 71 por ciento de su presupuesto. "Los donantes internacionales y las organizaciones de cooperación deberían colaborar para asegurarse de que los palestinos de Siria reciban ayuda humanitaria, apoyo y protección al mismo nivel que los ciudadanos sirios en Jordania", han pedido desde HRW.