Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hallan muerto a uno de los tres mineros atrapados en la mina de Cuculmeca

Los equipos de rescate han hallado el cuerpo sin vida de uno de los tres mineros que quedaron enterrados tras el derrumbe en la mina Cuculmeca, ubicada en Choluteca, en el sur de Honduras, según han confirmado desde el Cuerpo de Bomberos.
Se trata del más joven de los tres, Ariel Aguirre Pérez, de 19 años. Junto a él quedaron enterrados Miguel Angel Rodríguez, de 27 años y Eder Onán Rodríguez, de 25, cuando realizaban labores de extracción artesanal durante la madrugada del martes.
"Lamentablemente, encontramos donde estaba este muchacho Ariel Aguirre estaba totalmente bloqueado de escombros (...). Fue trasladado por los mineros al domicilio de él", ha explicado el subcomandante del Cuerpo de Bomberos, José Manuel Zelaya, en declaraciones recogidas por el diario hondureño 'El Heraldo'.
Los equipos de búsqueda, no obstante, continúan la búsqueda con el objetivo de rescatar a los otros dos con vida. "Vamos a seguir con las labores de búsqueda de las otras personas atrapadas", ha añadido Zelaya.
Por el momento, se han referido a los mineros como personas "atrapadas" porque, según ha explicado, aún albergan la esperanza de que sigan con vida.
Los tres quedaron enterrados cuando colapsó la mina, pero algunos de los testigos que vieron el derrumbe sostienen que quedaron "en una 'campana', una especie de cápsula donde habrían quedado a salvo de la tierra".
Esta mina lleva cerrada desde 2014, cuando otro derrumbe dejó enterradas a ocho personas. Sin embargo, y a pesar de los esfuerzos en la región para que se reabra la que consideran su única fuente de empleo, los habitantes de la zona continúan trabajando en la minería artesanal, a pesar de no contar con medidas de seguridad.