Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Haniyeh anuncia que un total de 120 miembros de Al Fatá podrán regresar a la Franja de Gaza

El primer ministro del Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) en la Franja de Gaza, Ismail Haniyeh, ha anunciado este lunes que un total de 120 miembro de Al Fatá podrán regresar al enclave, en un nuevo intento por impulsar la reconciliación.
"Necesitamos acuerdos para que la reconciliación sea efectiva, y no daremos marcha atrás para conseguirlo", ha dicho, en declaraciones concedidas a la cadena de televisión Al Kitab, tal y como ha recogido la agencia palestina de noticias Maan.
La semana pasada regresaron a la Franja dos parlamentarios de Al Fatá que huyeron del enclave en 2007 en medio de los enfrentamientos entre su partido y Hamás tras los comicios de 2006.
Los parlamentarios, Majid Abu Shammalah y Alá Yaghi, fueron despedidos en el cruce fronterizo de Erez por cientos de seguidores de la formación. Ambos habían residido en la localidad cisjordana de Ramala desde su salida de la Franja.
A mediados de enero, Al Fatá pidió a Hamás que dé respuesta oficial a la propuesta de reconciliación que formuló la semana pasada, que contempla que el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, establezca la fecha de las próximas elecciones presidenciales y legislativas.
Días antes, jefe del equipo de reconciliación de Al Fatá, Azzam al Ahmad, confirmó que planea visitar la Franja en cuanto que Hamás dé una respuesta oficial a la propuesta para reunirse con el primer ministro gazací, Ismail Haniyeh, y avanzar en el proceso.
En las últimas semanas se han registrado varios movimientos por ambas partes destinados a allanar el camino de la reconciliación, en el marco de los cuales Hamás ha indicado que cientos de miembros de Al Fatá exiliados de Gaza desde la breve guerra civil en el verano de 2007 podían regresar.
La separación administrativa y territorial se produjo en 2007 tras la victoria de Hamás en las elecciones legislativas de 2006. La victoria del movimiento islámico en los comicios, valorados como justos por lo observadores electorales internacionales, provocó que la comunidad internacional cortara sus ayudas a las autoridades palestinas.
Esto abocó a Al Fatá y a Hamás a unos enfrentamientos que finalizaron con la separación territorial y administrativa de Cisjordania y la Franja de Gaza. Desde entonces, Al Fatá controla Cisjordania --a pesar de no haberse hecho con la victoria en las elecciones-- y Hamás está al frente de la Franja.