Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

HelpAge realiza un informe que muestra que menos del 1 por ciento de la ayuda humanitaria va destinada a ancianos

En pocos años el número de adultos de más de 65 años sobrepasará el de niños menores de cinco
La ONG HelpAge International ha llevado a cabo un informe que revisa más de 16.000 proyectos humanitarios y que muestra que menos del 1 por ciento de las ayudas ofrecidas en lugares de conflictos, emergencias y desastres naturales va destinada a la tercera edad.
El informe 'Fin al Descuido' expone que tan solo 154 de más de 15.000 iniciativas, la mayoría sin financiar, incluyen actividades relacionadas con ancianos. Además, el documento muestra que cinco llamamientos unificados de la ONU en 2013 y 2014 no incluían proyectos para la tercera edad, y que solo dos donantes financiaron proyectos relacionados con las necesidades de los ancianos.
"Los resultados demuestran los retos a los que se enfrenta la tercera edad", ha aseverado el director político de HelpAge Internacional, Marcus Skinner. "De los pocos proyectos humanitarios destinados a ancianos, más de un tercio son llevados a cabos por HelpAge, lo que indica que existe la posibilidad de cubrir la brecha por edad", ha añadido.
"En 2015, con la adopción de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, 193 países se comprometieron a asegurar la salud y promover el bienestar para todas las edades", ha explicado el director ejecutivo de la ONG, Toby Porter. "Para hacer realidad este compromiso necesitamos un sistema humanitario que no desarrolle respuestas generales sino que reaccione ante necesidades específicas de los diferentes afectados, lo que incluye a la tercera edad", ha añadido.
El envejecimiento de la población implica que los ancianos constituyen un número creciente de afectados por las crisis humanitarias. En pocos años, la cifra de personas de edad avanzada sobrepasará los 1.000 millones y los adultos de más de 65 años sobrepasarán en número a los niños menores de cinco años. Dos tercios de las personas de edad avanzada del mundo viven en países con medios y bajos ingresos, donde la posibilidad de que tengan lugar desastres con un gran impacto humanitario es mayor, según la ONG.
"El sistema humanitario debe mejorar la manera en que incluye a la tercera edad en relación con la respuesta ofrecida si quiere considerarse un sistema primordial, imparcial y preparado para el futuro", ha destacado el jefe del equipo humanitario de HelpAge, Frances Stevenson.
RECOMENDACIONES
El informe concluye con una serie de recomendaciones destinadas a las organizaciones humanitarias y los donantes para que contribuyan a ayudar a ancianos y a otros grupos vulnerables. Entre ellas se encuentran:
Identificar las necesidades de los ancianos, conseguir la financiación suficiente para afrontar las necesidades establecidas previamente, reforzar la coordinación y mejorar el seguimiento para asegurar que la respuesta humanitaria cubra las necesidades de ancianos y grupos vulnerables.
Ante la próxima Cumbre Humanitaria Mundial, HelpAge se ha unido a otras agencias con la intención de crear un acta de inclusión que establezca el mínimo de compromisos necesarios para asegurar la asistencia humanitaria a los más vulnerables. El acta, que ya ha sido firmada por diversas agencias humanitarias, insta a la financiación proporcional respecto a las necesidades y demandas, así como a la puesta en marcha de una distribución basada en el reconocimiento de las carencias de cada grupo.