Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hermanos Musulmanes condena las tres explosiones registradas en la Universidad de El Cairo

La organización islamista Hermanos Musulmanes ha condenado las tres explosiones que han sacudido este miércoles la Univesidad de El Cairo, que se han saldado con la muerte de dos personas.
"Rezamos por los fallecidos y deseamos una pronta recuperación a los heridos. Expresamos nuestras sinceras condolencias a los familiares de las víctimas", ha indicado a través de un comunicado.
En el mismo, ha pedido a todo el mundo "que tema a Dios y que detenga todo el mal que está cometiendo contra Egipto y su pueblo, incluyendo civiles, policías y militares." "La sangre de todos los ciudadanos es sagrada. Las diferencias políticas nunca han de ser una excusa para el asesinato y el derramamiento de sangre", ha agregado.
Por otra parte, ha solicitado la apertura de una investigación "imparcial" sobre el incidente. "Esperemos que las autoridades no viertan acusaciones infundadas y que, por contra, capturen a los responsables de este crimen como forma de retribución a los muertos y a los heridos", ha manifestado.
"A pesar de estos actos de terrorismo, Hermanos Musulmanes seguirá comprometido con la revolución pacífica hasta que logre sus nobles objetivos: pan, libertad, justicia social y dignidad", ha remachado la organización.
Por otra parte, el movimiento Estudiantes contra el Golpe, que apoya al derrocado presidente Mohamed Mursi --miembro de Hermanos Musulmanes-- ha dicho que las explosiones son "un complot" de las fuerzas de seguridad "para crear violencia y manchar a los estudiantes con el crimen de terrorismo tras fracasar ante su pacifismo".
"Planean usar estas explosiones como un preludio para aplastar a los estudiantes", han indicado a través de un comunicado, en el que han anunciado que suspenden las manifestaciones por el momento "para no verse arrastrados a la violencia", según ha recogido el diario egipcio 'Al Ahram'.
Dos bombas, dejadas bajo árboles frente a la universidad, se han cobrado la vida del oficial de la Policía y han herido a otros cinco agentes que custodiaban las instalaciones, según ha informado el Ministerio del Interior.
Poco después, una tercera explosión se ha cobrado la vida de otra persona, según fuentes de seguridad. Además, la Policía ha encontrado una cuarta bomba en la zona, próxima al zoo de Giza.
La cadena de ataques ha sido reivindicada por un grupo que se hace llamar Ajnad Misr (Soldados de Egipto). Esta organización ha señalado como objetivo a las fuerzas de seguridad, a las que considera responsables de asesinatos masivos, en aparente alusión a la muerte de islamistas.
MANIFESTACIONES ESTUDIANTILES
Miles de estudiantes de Al Azhar y otras universidades se han manifestado en los últimos meses contra el Gobierno interino surgido tras el derrocamiento de Mursi en julio de 2013 y en respaldo a Hermanos Musulmanes, que ha sido designada por las autoridades interinas como "organización terrorista".
El golpe militar de julio de 2013 supuso el inicio de una persecución contra Hermanos Musulmanes. La semana pasada, un tribunal condenó a muerte a más de medio millar de islamistas por su responsabilidad en la muerte de un policía.
Asimismo, otro tribunal aplazó hasta el 28 de abril el juicio contra el guía supremo de Hermanos Musulmanes, Mohamed Badie, y otros 682 miembros de la formación por cargos que incluyen el asesinato. Por último, el fiscal general ordenó que otros 919 miembros del grupo sean juzgados por cargos que incluyen terrorismo y asesinato.
Las críticas por parte de diversas ONG internacionales contra el Ejecutivo interino por sus medidas represivas contra los manifestantes y los opositores y su decisión de catalogar a Hermanos Musulmanes como organización terrorista han sido constantes en los últimos meses.
Las fuerzas de seguridad han matado a miles de seguidores de la organización islamista y unos 400 militares y policías han muerto, muchos de ellos en ataques de milicianos islamistas en la península del Sinaí, que hace frontera con Israel y la Franja de Gaza.