Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hezbolá advierte de que el desarme no será negociable

"La resistencia y sus armas no están incluidas en las negociaciones en Doha", ha asegurado Raad a la cadena de televisión Al Manar. Los dirigentes de las distintas facciones libanesas están reuniéndose en la capital qatarí, Doha, con el objetivo de llegar a un acuerdo sobre la reforma de la ley electoral y la formación de un Gobierno de unidad nacional. Gracias a la mediación de Qatar y la Liga Árabe, las negociaciones se habían acelerado tras los enfrentamientos de la última semana, que dejaron decenas de muertos en la capital libanesa.
El dirigente de Hezbolá ha manifestado que no existe un diálogo claro, aunque sí algunos acuerdos: "Somos flexibles, pero no a expensas de nuestras constantes. No aumentaremos el límite máximo de nuestras reivindicaciones pero tampoco las reduciremos". El primer ministro qatarí, el jeque Hamad bin Yasem, tuvo que intervenir en varias ocasiones para acercar los puntos de vista de las dos partes, reunidas a puerta cerrada en un hotel de Doha.
Así mismo, Raad ha anunciado la sustitución del líder del grupo chií, Hasan Nasralá, para intentar sacar al país de la crisis que atraviesa. Por último, el líder añadió que desestimaría cualquier acuerdo que no incluya la formación de un gobierno y la reforma de la ley electoral: "deseamos adoptar una ley electoral con cláusulas claras que se apliquen a todas las regiones libanesas. Comprendemos las circunstancias de algunos (grupos) y hemos mostrado alguna flexibilidad, pero no se alcanzará un acuerdo si favorece a unas de las partes".