Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Iglesia católica boliviana cree que aprobar la cadena perpetua es un retroceso para el país

El portavoz de la Iglesia católica en Santa Cruz, Edwin Bazán, ha criticado este lunes la decisión del Gobierno de Evo Morales de incorporar la cadena perpetua para violadores de menores de edad que fallezcan a causa de la agresión, tildándola de un "retroceso en el régimen penitenciario del país".
Para Bazán, con esta medida se le retira a los acusados su derecho a reinsertarse en la sociedad a través de la rehabilitación, tal y como ha informado la agencia de noticias boliviana ABI.
"Es cerrar completamente la posibilidad de un proceso de rehabilitación", ha lamentado Bazán, criticando que las propuestas de la Cumbre Nacional de Justicia Plural, que se ha celebrado en la capital, Sucre, no pueden ir en contra de lo establecido en la Constitución, que es "generar un ámbito de rehabilitación para los criminales".
Bolivia aprobó este fin de semana la incorporación de la pena de cadena perpetua en su código penal para castigar los casos de violación de menores en los que las víctimas fallezcan a causa de las agresiones.
El presidente de la mesa número 5 del eje de política criminal y justicia penal, Kenny Morató, fue el encargado de anunciar la incorporación de la "pena de cadena perpetua para el delito de violación de niños y niñas seguida de muerte", medida por la que había abogado anteriormente el propio vicepresidente, Álvaro García Linera.
García Linera sugirió el pasado viernes que para la transformación de la justicia boliviana eran necesarios unos pilares sobre los que se construyan los cambios, entre los que señaló la introducción de la cadena perpetua para casos de pederastia.
Sobre la posibilidad de que esta transformación conlleve un incremento del presupuesto del órgano judicial, García Linera pidió entonces a las autoridades aplicar nuevas políticas con su presupuesto actual.
"No es un justificativo decir para los grandes cambios se necesita plata, porque cuando hay voluntad política se pueden hacer cambios iniciales con la plata que se tiene y si los operadores de justicia muestran esos cambios revolucionarios con gusto vamos a colaborar con más recursos, pero no antes, primero den pruebas", argumentó el vicepresidente.