Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El director de Inteligencia de EEUU cifra en 7.000 el número de extranjeros combatiendo en Siria

El director de Inteligencia Nacional de Estados Unidos, James Clapper, ha cifrado este miércoles en 7.000 el número de combatientes extranjeros que participan en el conflicto sirio, al tiempo que ha sostenido que el país árabe "se ha convertido en un gran imán para los extremistas".
"Debemos estar muy preocupados por esto", ha dicho, antes de detallar que en los combates participan alrededor de 1.600 grupos diferentes, con un total de entre 75.000 y 110.000 combatientes, de los que alrededor de 26.000 "son considerados extremistas".
Asimismo, Clapper ha explicado que entre los extranjeros hay ciudadanos de alrededor de 50 países, muchos de ellos de Europa y Oriente Próximo. "Esto no es sólo una preocupación para nosotros, sino también para esos países", ha valorado.
"En nuestras últimas conversaciones con nuestros interlocutores extranjeros, y particularmente en Europa, hemos apreciado una gran preocupación por los extremistas atraídos por Siria que participan en combates, reciben entrenamiento y vuelven a sus países para llevar a cabo más actos terroristas", ha remachado.
La mayoría de los grupos islamistas armados de tendencia extremista han rechazado la conferencia internacional sobre el conflicto, conocida como Ginebra II, y han amenazado con atacar a los que participen en ella.
La presencia y fortalecimiento de estos grupos en el marco del conflicto en Siria ha provocado preocupación en los países occidentales ante la posibilidad de que cambien sus objetivos y ejecuten ataques contra los ciudadanos o intereses occidentales.
En las últimas semanas, los enfrentamientos entre miembros de dichas brigadas radicales y contra miembros de otros grupos rebeldes de tendencia moderada se ha saldado con la muerte de centenares de personas.
En este contexto, el propio líder de la organización terrorista Al Qaeda, Ayman al Zawahiri, publicó la semana pasada un mensaje en el que pidió a las brigadas 'yihadistas' que pongan fin a sus combates y se unan contra el Ejército. "Pedimos a todos nuestros hermanos de los grupos 'yihadistas' que trabajen para poner fin a esta sedición, que sólo Dios sabe a dónde podría llevar", proclamó.