Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Investigan a un segundo sospechoso por el secuestro de Kampusch

La joven de 21 años fue secuestrada cuando tenía 10 años por Prikopil, que la recluyó en un diminuto zulo.telecinco.es
"Debido a la relación especialmente estrecha de Holzapfel con Priklopil aún quedan preguntas abiertas que no han sido aclaradas de forma satisfactoria", explicó el fiscal de Graz, Thomas Mühlbacher, al diario "Die Presse am Sonntag". La Fiscalía tratará de aclarar "si hubo más autores del delito, y existe la sospecha de que Holzapfel pudiera estar implicado", agregó.
El diario "Kurier" sostiene que nuevas pruebas aportadas por dos testigos alemanes han permitido dar un giro a la investigación, mientras que esas dos personas reprochan a las autoridades austríacas que no les tomaran en serio hasta ahora.
La Fiscalía está ahora a la espera de que las autoridades alemanas atiendan a un requerimiento para que les entreguen el material recabado a esos testigos. En función de esas pruebas el ministerio público decidirá si presenta una acusación formal. Holzapfel ha negado las acusaciones y ha recalcado que no tiene nada que ocultar, aunque no precisó nada más porque teme que sus palabras puedan ser malinterpretadas.
"Siempre he sabido que el caso de mi hija no estaba aclarado del todo. Pronto van a darse sorpresas", aseguró al diario Ísterreich Ludwig Koch, el padre de Kampusch, que dice haber sospechado siempre de Holzapfel.
El investigado ha estado varias veces en el objetivo de la policía como un posible implicado en el secuestro, y más cuando se supo que fue la única persona que vio a Kampusch durante su cautiverio en casa de Priklopil. "Cuando abrí la puerta me presentó a la joven mujer como una conocida sin indicar ningún nombre", explicó Holzapfel a la prensa pocos días después de la liberación de la joven.
"Yo le di la mano. Ella respondió de forma cortés con un 'buenos días'. Daba la impresión de estar contenta, feliz. Yo estaba muy sorprendido, sin saber si se trataba de una novia o sólo de una conocida. Naturalmente que en ese momento no sabía que era Natascha Kampusch", agregó.
La posibilidad de que hubiera más de un autor del secuestro ha sido objeto de múltiples cábalas , aunque la propia Kampusch siempre ha asegurado que se trató sólo de una persona. La prensa sensacionalista filtró hace algún tiempo actas de una comisión de investigación parlamentaria en las que se recogía la posibilidad de que existieran más implicados en el secuestro y que hubiera fotos y vídeos de contenido sexual.
La joven de 21 años fue secuestrada cuando tenía 10 años por Prikopil, que la recluyó en un diminuto zulo que había construido debajo del garaje de su casa en la localidad de Strasshof, en las afueras de Viena.   CGS