Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Irak cierra la cárcel de Abu Ghraib por motivos de seguridad y traslada a todos los internos

El ministro de Justicia de Irak, Hasán al Shimmari, ha anunciado este martes el cierre como medida de seguridad de la prisión de Abu Ghraib, ubicada al oeste de Bagdad, y el traslado de los 2.400 reos que se encontraban encarcelados a otros centros de las provincias del centro y el norte del país.
"La decisión ha sido tomada como medida de precaución en relación con la seguridad de las prisiones", ha agregado, antes de apuntar que Abu Ghraib está situada en una "zona caliente".
Al Shimmari ha detallado que el "cierre total" de la cárcel ha sido llevado a cabo con la colaboración de los ministerios del Interior y de Defensa, según ha informado la cadena de televisión británica BBC. Por el momento no está claro si se trata de un cierre temporal o definitivo.
En julio de 2013, decenas de milicianos atacaron la prisión y una cárcel en la localidad de Tayi, ubicada al norte de la capital, liberando a cientos de reos. Alrededor de 50 presos y miembros de las fuerzas de seguridad murieron en los asaltos, cuya autoría fue reclamada por el Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIS).
El grupo, surgido tras la unificación de Al Qaeda en Irak y varias brigadas extremistas sirias, se hizo el 1 de enero con el control de las localidades iraquíes Faluya --25 kilómetros al oeste de Abu Ghraib-- y Ramadi, y desde entonces las fuerzas de seguridad y algunas tribus suníes combaten para expulsarlo de las mismas.
La cárcel de Abu Ghraib fue construida en los años cincuenta y utilizada por el régimen de Saddam Hussein para encarcelar y torturar a prisioneros, si bien la misma fue vaciada tras la amnistía general concedida por el mandatario en 2002.
Tras la invasión estadounidense de 2003 fueron publicadas numerosas imágenes sobre abusos y torturas por parte de las tropas estadounidenses contra los prisioneros. Estados Unidos transfirió el control de la misma a las autoridades iraquíes en 2006.