Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Irak critica los bombardeos de EEUU y la entrega de armas a los peshmerga sin permiso del Gobierno

El Gobierno de Irak ha criticado este domingo los bombardeos ejecutados por el Ejército estadounidense contra las posiciones del Estado Islámico y la entrega de armas a los peshmerga, el Ejército kurdo, alegando que no ha concedido permiso a tales operaciones.
"El Gobierno de Irak no ha dado permiso a ningún avión militar para violar el espacio aéreo iraquí", ha dicho el Comando General de las Fuerzas Armadas iraquíes, en referencia a las operaciones militares de Estados Unidos.
"En los últimos días se han registrado varias violaciones del espacio iraquí por parte de aviones militares, que han entregado equipamiento militar (a los peshmerga) sin el permiso del Gobierno iraquí", ha agregado.
Así, ha recalcado que Bagdad "da la bienvenida al apoyo de la comunidad internacional a Irak en su lucha contra el terrorismo", si bien ha manifestado que "es necesario que se respete la soberanía de Irak", según ha informado el portal de noticias Iraqi News.
La Casa Blanca ha informado formalmente este domingo al Congreso estadounidense de que el presidente, Barack Obama, ha aprobado bombardeos "limitados" en territorio iraquí para ayudar a las fuerzas que combaten el avance del Estado Islámico --antiguo Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIS)-- en el norte del país.
En concreto, los ataques buscan apoyar la ofensiva de los peshmerga para hacerse con el control de la presa de Mosul, en manos de los 'yihadistas'. Con la presa bajo su control, el Estado Islámico podría provocar una hambruna en Irak o, por el contrario, provocar graves inundaciones, según los analistas.
Los peshmerga han tomado durante la jornada gran parte de la presa de Mosul con el apoyo de la aviación estadounidense, que ha bombardeado las posiciones de los milicianos extremistas.
"Hay combates en la presa de Mosul y hemos provocado grandes pérdidas al ISIS y ahora más del 80 por ciento de la presa está controlada por los peshmerga", ha explicado un político del Partido Democrático del Kurdistán (KDP), Abdul Jalik Babiri, en declaraciones al portal de noticias kurdo 'Rudaw'.
El Estado Islámico es una organización 'yihadista' nacida en Irak y relacionada --aunque no vinculada-- con la red terrorista Al Qaeda. Con la sublevación en 2011 contra el régimen del presidente sirio, Bashar al Assad, el grupo penetró en Siria y desde allí ha lanzado en las últimas semanas una ofensiva que le ha permitido hacerse con el control del norte y el oeste de Irak.
El ISIS proclamó a finales de junio el Califato Islámico y nombró califa a su líder, Abú Bakr al Baghdadi. La nueva organización se declara Estado independiente y reclama que todos los musulmanes del mundo le juren fidelidad.
Desde entonces, ha lanzado numerosas campañas de venganza contra la comunidad chií y otras comunidades minoritarias de las zonas que controla, como la cristiana y la yazidí, ejecutando a decenas de personas y destruyendo numerosos lugares de culto.