Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Irán condena el doble atentado perpetrado por el Estado Islámico cerca de la mezquita Sayda Zainab de Damasco

El Gobierno de Irán ha condenado este domingo el doble atentado perpetrado perpetrado durante la jornada por el grupo yihadista Estado Islámico cerca de la mezquita Sayda Zainab de Damasco, uno de los santuarios chiíes más importantes del mundo, según ha informado la cadena de televisión iraní Press TV.
"Al continuar matando a gente inocente al tiempo que tienen lugar las conversaciones (de paz) de Ginebra, los terroristas respaldados por países extranjeros muestran su voluntad de afectar un proceso que podría lograr un acuerdo político para la crisis en Siria y poner fin a este desastre humanitario", ha dicho el portavoz del Ministerio de Exteriores, Hossein Jaberi Ansari.
El Observatorio Sirio por los Derechos Humanos, con sede en Londres y una amplia red de informantes en el país árabe, ha afirmado que al menos 60 personas --entre ellas 25 milicianos chiíes-- han muerto en el atentado.
Según las primeras informaciones, el ataque habría comenzado con la explosión de un coche bomba junto a un autobús de pasajeros, seguido de un segundo estallido, provocado por un terrorista suicida, dirigida contra los transeúntes que intentaban ayudar a las víctimas de la primera bomba.
El barrio tiene una enorme importancia simbólica para los chiíes al albergar la mezquita donde se encuentra supuestamente la tumba de Zaynab ben Alí, nieta de Mahoma e hija de Alí ben Abi Taleb, primo del Profeta a quien los chiíes consideran su sucesor legítimo, en el que supuso el origen del cisma suní-chií en la historia del Islam.
Tal es la veneración que se profesa a la tumba que muchos milicianos chiíes de Irán, Irak o Líbano se ofrecen específicamente para defender la mezquita, en cuyos alrededores es habitual encontrar presencia de integrantes del partido-milicia chií libanés Hezbolá.