Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Irán culpa a "algunos países entrometidos" del fracaso del plan de Annan

El Gobierno iraní ha culpado a "algunos países entrometidos" del fracaso del plan de paz del representante especial de la ONU y la Liga Árabe para Siria, Kofi Annan, quien anunció este jueves que va a abandonar el cargo.
"Parece que algunos países entrometidos no estaban satisfechos con los esfuerzos realizados por (...) Annan para detener el envío de armas a Siria y poner fin a los actos terroristas", ha declarado este viernes el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Irán, Ramin Mehmanparast, citado por la agencia de noticias IRNA.
"Estos países no solamente no han contribuido (...) al plan de Annan, sino que cada vez que el plan tenía éxito en alguna área, aumentaban las acciones terroristas en Siria", ha añadido.
Annan informó este jueves de que dimitirá como representante especial debido a su frustración ante quienes "señalan con el dedo" y al estancamiento en el Consejo de Seguridad de la ONU mientras en Siria sigue aumentando la violencia. Unas 18.000 personas han muerto desde que comenzó la revuelta contra el presidente sirio, Bashar al Assad, según la oposición.
Las autoridades iraníes han expresado en numerosas ocasiones su apoyo al plan de paz de Annan, basado en un alto el fuego que debería haber entrado en vigor el pasado abril pero finalmente no llegó a ocurrir. Además, Teherán también respalda a Al Assad.
Annan ha insistido en que Irán debe involucrarse en los esfuerzos para hallar una solución pacífica a la crisis siria pese a que los países occidentales rechazan firmemente esa posibilidad.
Los dirigentes iraníes han acusado a los países occidentales de conspirar con Estados árabes para derrocar al régimen sirio y favorecer a Israel en Oriente Próximo apoyando a grupos milicianos extremistas.
El mes pasado, Irán expresó su disposición a acoger en su territorio una reunión entre el Gobierno de Al Assad y grupos opositores sirios, una oferta que fue rechazada por estos últimos.
Mehmanparast ha subrayado que "todos esos países que están a favor de que en Oriente Próximo haya estabilidad y seguridad (...) deberían hacer un esfuerzo conjunto para llevar la calma a Siria y allanar el camino para que los problemas se resuelvan a través de un diálogo entre sirios, entre el Gobierno y la oposición".