Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fin de semana histórico en la distensión entre Irán y Occidente

Irán ha escrito una página de oro en los libros de historia. Así describe el presidente del país el fin de las sanciones internacionales. En una comparecencia ante el parlamento, Hassan Rouhani ha celebrado lo que considera un nuevo capítulo de las relaciones de su país con la comunidad internacional, insistiendo en que ellos no constituyen una amenaza para nadie. La reconciliación se sellaba anoche con la confirmación, por parte del Organismo Internacional de Energía Atómica, de que Teherán ha reducido su programa nuclear. El cumplimiento de este compromiso permitía a la responsable de política Exterior de la Unión Europea, Federica Mogherini, anunciar  el levantamiento de las sanciones. Irán ha dado pasos significativos y debe ser reconocido, dice el jefe de la diplomacia estadounidense John Kerry, artífice junto a su homólogo iraní, Mohamed Zarif, de esta nueva etapa de deshielo, acompañada por un canje de prisioneros entre los dos países. Entre las medidas están el desbloqueo de millones de dólares de Irán en bancos extranjeros y el fin del embargo de petróleo. El cuarto país del mundo en reservas de crudo podrá volver a exportar, aunque precisamente en un momento de muy baja cotización.