Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Irán critica las últimas sanciones de EEUU y recalca que responderá con sanciones recíprocas

El Gobierno de Irán ha criticado este martes las nuevas sanciones anunciadas por Estados Unidos contra 18 entidades e individuos iraníes por apoyar el programa balístico del país, recalcando que responderá aplicando sanciones recíprocas.
El Ministerio de Exteriores iraní ha tildado de "ordinarias e inútiles" las sanciones anunciadas por Washington, resaltando que Teherán "impondrá nuevas sanciones contra otras personas y entidades estadounidenses que han dado pasos hostiles contra el pueblo iraní y otras naciones musulmanes de la región".
El ministerio ha indicado en su comunicado, recogido por la cadena de televisión local Press TV, que los nombres de los afectados por las sanciones serán desvelados próximamente.
Horas antes, el Ejecutivo estadounidense anunció sus sanciones, apenas un día después de que Washington asegurara que Teherán continúa cumpliendo con sus obligaciones bajo el acuerdo nuclear firmado en 2015, si bien matizó que está "violando el espíritu del mismo".
El Departamento del Tesoro detalló en un comunicado que las entidades y personas afectadas "apoyan a actores iraníes ilícitos o actividades criminales transnacionales".
Así, afirmó que los afectados son siete entidades y cinco individuos "que apoyan al Ejército de Irán o a la Guardia Revolucionaria de Irán", así como una "organización criminal transnacional y tres personas asociadas a ella".
"Las redes designadas apoyan al Ejército y a la Guardia Revolucionaria a través de la entrega de aviones no tripulados y equipamiento militar, la producción y mantenimiento de lanchas rápidas de ataque (...) y la entrega de componentes electrónicos a entidades que apoyan al Ejército", manifestó.
El Departamento añadió que "la organización criminal transnacional, dos empresarios iraníes y una entidad asociada orquestaron el robo de 'software' estadounidense y occidental que, en ocasiones, fue vendido al Gobierno de Irán".
Por su parte, la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, afirmó en un comunicado que Estados Unidos "sigue profundamente preocupado por las actividades malignas de Irán en Oriente Próximo, que minan la estabilidad, seguridad y prosperidad regional".
"Irán sigue apoyando a grupos terroristas como Hezbolá, Hamás y Yihad Islámica, que amenazan a Israel y a la estabilidad en Oriente Próximo", dijo, agregando que "Irán ha mantenido su firme apoyo al régimen de (el presidente sirio, Bashar) Al Assad, a pesar de sus atrocidades contra su propio pueblo".
Asimismo, recalcó que "Irán continúa dando armas avanzadas a los rebeldes huthis en Yemen, lo que amenaza la libertad de navegación en el mar Rojo y ha permitido atacar a Arabia Saudí, prolongando el conflicto en Yemen".
"Adicionalmente, Irán continúa ensayando y desarrollando misiles balísticas, en un desafío directo a la resolución 2231 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas", manifestó.
Nauert reclamó además a Teherán que libere a los ciudadanos extranjeros --entre ellos tres estadounidenses-- a los que mantiene detenidos por "cargos falsos relacionados con la seguridad nacional".
"Irán debe liberar inmediatamente a los ciudadanos estadounidenses por razones humanitarias", dijo, recordando además el caso de Robert Levinson, desaparecido en la isla de Kish hace más de una década.
El Gobierno de Estados Unidos aprobó en mayo una prórroga a la retirada de sanciones a Irán relacionadas con el acuerdo nuclear, a pesar de que el presidente estadounidense, Donald Trump, había sido muy crítico con él, describiéndolo como "el peor de la historia".
El Ejecutivo estadounidense está considerando la posibilidad de pedir a la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA) que endurezca su posición en lo que respecta a los términos del acuerdo para Irán. Una de las condiciones que están poniendo sobre la mesa es que Teherán permita el acceso a varias bases militares.
En 2015, Teherán firmó un acuerdo nuclear con el Grupo 5+1 --integrado por Estados Unidos, Rusia, China, Francia, Reino Unido y Alemania--, en el que aceptó limitar su programa de energía nuclear a cambio de la retirada de las sanciones internacionales. Irán siempre ha alegado que su programa nuclear sólo tiene objetivos pacíficos.