Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Estado Islámico amenaza con matar a los saudíes que, desencantados con el grupo terrorista, abandonen sus filas

El autodenominado Estado Islámico ha amenazado con matar a todos los saudíes que, desilusionados con las acciones del grupo terrorista, quieran abandonarlo y regresar a sus hogares, según ha informado el portal de noticias saudí 'Arab News'.
Esta es, según el embajador saudí en Irak, Thamer al Sabhan, la razón por la que los saudíes aún no se han rendido a las autoridades a pesar de que el Gobierno continúa invitando a aquellos que se han unido tanto a este como a otros grupos terroristas, como el Frente al Nusra, a entregarse.
Al Sabhan ha indicado que aquellos que se rindan voluntariamente serán tratados de forma diferente a aquellos que sean detenidos y su decisión de abandonar el grupo contará como atenuante en sus juicios, en línea con las medidas anunciadas por el Ministerio saudí del Interior en 2014.
El diplomático ha asegurado, además, que la Embajada saudí en Bagdad, cuya reapertura --este 1 de enero-- fortalecerá la lucha conjunta contra el terrorismo entre ambos países, proveerá todos los servicios necesarios para asegurar la vuelta a casa de los que abandonen a la organización.
Los comentarios del embajador llegan poco después de que el Ejército iraquí haya conseguido retomar el control de varias ciudades hasta ahora en manos del Estado Islámico, como Ramadi.
Según la campaña 'Sakinah', que arrancó hace años para luchar contra la radicalización y el reclutamiento en Internet, parece que tanto el autodenominado Estado Islámico como su líder, Abu Bakr al Baghdadi, han perdido terreno entre la juventud saudí debido a sus recientes reveses, tanto intelectuales como militares.