Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Estado Islámico asegura estar detrás de la muerte de tres mujeres por la explosión de una mina

El grupo yihadista Estado Islámico ha reclamado este martes la autoría de la colocación de la mina antipersona que el lunes mató a tres mujeres en una región montañosa cercana a la frontera con Argelia, según ha informado el diario argelino 'Achuruk'.
La Brigada Jund Jilafa, que ha jurado lealtad a la formación yihadista, ha subrayado que se trata de su respuesta a la muerte del emir de su rama militar, Abu Seif Jammali, alias 'Kaakaa', en una operación militar.
La mina estalló en el monte Semamma, ubicado en la provincia de Kasserine, matando en el acto a dos mujeres e hiriendo de gravedad a una tercera, que ha fallecido durante la jornada en un hospital.
Por otra parte, el Ministerio del Interior ha informado este mismo martes de la detención de ocho presuntos terroristas durante la semana pasada, sin dar más detalles al respecto, tal y como ha recogido la agencia estatal tunecina de noticias, TAP.
Las fuerzas de seguridad han lanzado numerosas operaciones contra los milicianos islamistas tras los cuatro grandes atentados sufridos por el país el año pasado, entre ellos el del Museo del Bardo de la capital y el cometido en una playa de Susa.
Asimismo, las autoridades extendieron a finales de marzo durante otros tres meses el estado de emergencia, declarado el 24 de noviembre tras un atentado en la capital contra un autobús de la Guardia Presidencial.
Más de 3.000 tunecinos se han sumado a la lucha del Estado Islámico en Siria y en Irak, lo que ha hecho saltar todas las alarmas en Túnez ante la posibilidad de un retorno que tendría, como paso intermedio, la caótica Libia.
Milicianos islamistas entrenados en Libia han perpetrado varios ataques en territorio tunecino en 2015, por lo que el Gobierno ha decidido reforzar la seguridad en la zona fronteriza.