Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Al menos 18 miembros del Estado Islámico muertos en un bombardeo de la coalición internacional en Irak

Dieciocho miembros de Estado Islámico han sido abatidos en Nínive, en el norte de Irak, en un ataque aéreo llevado a cabo por la coalición internacional liderada por Estados Unidos, tal y como ha informado la cadena de televisión iraquí Al Sumaria.
Por otra parte, una incursión del Ejército iraquí en la provincia de Anbar ha acabado con decenas de miembros de Estado Islámico. El Ministerio de Defensa ha declarado en un comunicado que "los aviones militares lanzaron ataques aéreos que destruyeron cuatro escondites de armas y mataron a decenas de milicianos en la ciudad de Qaim, en el oeste de Anbar".
En la misma región han sido abatidos dos terroristas suicidas y, según ha informado el coronel del Ejército iraquí Jamis Bahr, "se busca a otros atacantes en la ciudad".
Las tropas iraquíes ya se han hecho con las ciudades más grandes de Anbar: Faluya y Ramadi. Sin embargo, las ciudades occidentales de Anbar, Annan, Qaim y Rawa todavía están en manos del grupo extremista desde 2014.
En el mes de junio, las Unidades de Movilización Popular (UMP), unas milicias paramilitares chiíes aliadas del Gobierno iraquí, avanzaron en la provincia de Nínive, tomando nueve localidades cercanas a la frontera con Siria.
Pese a que el Gobierno de Irak anunció el pasado día 9 de julio la victoria sobre Estado Islámico en Mosul, uno de sus principales bastiones, las milicias todavía mantienen allí varios focos de resistencia.