Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Israel declara como terreno estatal 2,3 kilómetros cuadrados al sur de Jericó

El Gobierno de Israel ha declarado como terreno estatal unas parcelas de 2,3 kilómetros cuadrados ubicadas al sur de la localidad cisjordana de Jericó, según ha desvelado este martes la Radio del Ejército de Israel.
La organización no gubernamental israelí Paz Ahora ha recordado que esta declaración ha tenido lugar dos meses después de que el Ministerio de Defensa aprobara la apropiación de 1,5 kilómetros cuadrados al sur de esta misma ciudad.
"Se trata de una de las mayores declaraciones en los últimos años, y es otra muestra de la política de confiscación de tierras del Gobierno israelí, incluidas aquellas que están más allá de la Línea Verde y la barrera de separación", ha dicho en su comunicado.
Asimismo, ha denunciado que se trata de "una confiscación 'de facto' de tierras palestinas para propósitos de asentamiento", acusando al Gobierno israelí de "echar leña al fuego" y "enviar el claro mensaje a palestinos e israelíes de que no tiene intención de trabajar hacia la paz".
"(El primer ministro israelí, Benjamin) Netanyahu demuestra una vez más que la presión de los colonos es más importante para él que deteriorar la situación de seguridad", ha remachado Paz Ahora.
Por su parte, el negociador palestino, Saeb Erekat, ha reclamado a la comunidad internacional que presione a Israel para que ponga fin a estas confiscaciones de territorios.
El Departamento de Estado de Estados Unidos se ha sumado a las críticas, y su portavoz, John Kirby, ha resaltado que Washington "se opone a cualquier paso para acelerar la expansión de los asentamientos". Asimismo, ha manifestado que la decisión "genera dudas sobre las intenciones a largo plazo de Israel".
Desde octubre alrededor de 190 palestinos han muerto, la mayoría tras intentar atropellar o apuñalar a israelíes, y 30 israelíes han fallecido en ataques perpetrados por palestinos en el marco de la violencia desatada por las restricciones de acceso a la Explanada de las Mezquitas.