Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Israel pone en duda que el alto el fuego en Siria vaya a tener éxito

El ministro de Defensa de Israel, Moshe Yaalon, ha puesto en duda este lunes que el alto el fuego anunciado para Siria a partir del 27 de febrero vaya a tener éxito, al tiempo que ha asegurado que Estados Unidos y rusia han reconocido a Israel "libertad para defender sus intereses".
Así, ha valorado que la situación en Siria es "caótica", recordando que los intentos anteriores para lograr un alto el fuego han fracasado. "Es difícil ver la realidad de un alto el fuego estable, en el que todas las partes estén de acuerdo", ha dicho.
"El Estado Islámico no es parte de este proceso, el Frente al Nusra --rama de Al Qaeda en Siria-- no es parte de este proceso. No puedo ver un alto el fuego en el horizonte", ha agregado.
Por otra parte, ha asegurado que "Israel está siguiendo un principio: defenderse. No intervenimos en conflictos en la región, ni en Líbano, ni en Siria, ni en ningún otro lugar", según ha informado el diario israelí 'Haaretz'.
Estados Unidos y Rusia, en su capacidad de copresidentes del Grupo Internacional de Apoyo a Siria (ISSG, por sus siglas en inglés), han anunciado este lunes los términos del alto el fuego propuesto al régimen de Bashar al Assad y a las fuerzas opositoras para que lo ratifiquen y pueda entrar en vigor a las 0.00 horas del 27 de febrero.
Entre otras cosas, el acuerdo prevé la suspensión de los bombardeos aéreos por parte del Gobierno sirio como de la aviación rusa que le apoya contra "los grupos de oposición armados" además de pedir a ambos bandos que se permita la entrada de ayuda humanitaria en las zonas bajo su control.
"El cese de hostilidades a nivel nacional se aplicará a cualquier parte actualmente implicada en las hostilidades militares o paramilitares contra cualquier parte que no sean Estado Islámico, el Frente al Nusra o cualquier otra organización considerada como terrorista por el Consejo de Seguridad de la ONU", reza el documento con los términos publicado por Estados Unidos y Rusia.
En este sentido, se invita tanto a los grupos de oposición a Al Assad como a al Gobierno sirio a que hagan saber antes de las 12:00 horas del viernes 26 de febrero "su compromiso y aceptación de los términos" contemplados para cada una de las partes. Además, los firmantes de la tregua se comprometen a "trabajar por la liberación temprana de detenidos, especialmente mujeres y niños".
En el caso de la oposición, se le pide que cese todo tipo de ataques contra las fuerzas gubernamentales y quienes les apoyan, permitiéndose solo un "uso proporcionado" en caso de autodefensa y que no busquen apoderarse de territorio aprovechando el alto el fuego.
Las fuerzas de oposición cumplirán estos compromisos, precisa el texto, si la Fuerzas Armadas sirias, y todas las fuerzas que les apoyan, se comprometen a su vez con una serie de condiciones, la primera de las cuales es "cesar los ataques con cualquier tipo de armamento, incluidos los bombardeos aéreos por la Fuerza Aérea siria y la Fuerza Aérea rusa contra los grupos armados de oposición".
Igualmente, se pide a las fuerzas del régimen que no traten de aprovechar la tregua para ganar territorio, que hagan un uso proporcionado de la fuerza cuando actúen en defensa propia y que permitan el acceso a las organizaciones humanitarias a aquellos que lo necesiten.