Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Israel rechaza la tregua de 48 horas propuesta por Francia

Dura situación en Sderot. Video: Informativos Telecincotelecinco.es
Según David, un cese momentáneo de las hostilidades "permitiría a Hamás prepararse mejor para el combate y el lanzamiento de cohetes" contra el sur de Israel, por lo que no cabe un respiro en la operación denominada "Plomo fundido". "No sería apropiado. No se puede confiar en Hamás", ha agregado el portavoz.
El Gobierno israelí ha comenzado esta mañana una reunión para analizar la situación en Gaza y los alrededores, tras cinco días de ofensiva que han causado 380 muertos y 1.700 heridos.
La denominada operación "Plomo Fundido" -que ha causado el mayor número de muertos palestinos desde la Guerra de los Seis Días de 1967- está aún en su "primera fase", según declaró el primer ministro israelí, Ehud Olmert. De hecho, Israel mantiene tropas y tanques desplegados en torno a Gaza con vistas a una eventual invasión terrestre de la Franja.
Por su parte, el jefe de Estado, Simon Peres; ha afirmado que "no hay nadie en el mundo que entienda cuáles son los objetivos de Hamás y porqué continúan disparando cohetes" contra el país vecino. "Israel no está combatiendo contra la población palestina, sólo contra una organización terrorista que ha hecho su bandera de la continuación de la violencia y la amenaza de la estabilidad regional", ha agregado el presidente israelí en el encuentro.
División en el Gobierno
Según el diario "Haaretz", anoche hubo divisiones en el seno del Ejecutivo sobre la conveniencia de aceptar el alto el fuego de dos días.
Olmert rechazó la iniciativa porque supondría un balón de oxígeno para Hamás, mientras que el titular de Defensa, Ehud Barak, la apoyaba como una forma de probar la voluntad del movimiento islamista de aceptar un alto el fuego de larga duración.
Anoche, Olmert se reunió en la ciudad de Beer Sheva con altos mandos militares, que le pidieron luz verde para lanzar una invasión terrestre de Gaza, horas después de que un cohete palestino cayese por primera vez en esa ciudad.
La jefa de la diplomacia israelí, Tzipi Livni, tiene previsto desplazarse mañana a París para reunirse con el presidente francés, Nicolas Sarkozy, quien a su vez viajaría a Israel el próximo lunes, según medios locales.
Bombardeos en Gaza
En Gaza, esta madrugada, la aviación militar israelí bombardeó la despacho del jefe del Gobierno de Hamás en Gaza, Ismail Haniye, quien se encuentra oculto desde el inicio del bombardeo masivo.
La oficina era "empleada como centro de planificación, apoyo y financiación de actividades terroristas contra Israel", informó el Ejército en un comunicado.
La Fuerza Aérea israelí también destruyó instalaciones del Ministerio de Interior, como ayer hizo con las de ministros, secretarios de Estado y altos cargos de Finanzas, Asuntos Exteriores, Trabajo y Vivienda.
El Ejército israelí atacó otros 35 blancos en la franja, como "túneles subterráneos, lanzaderas de cohetes y almacenes de armas".
Por su parte, las milicias palestinas han continuado hoy sus ataques con cohetes, dos de los cuales impactaron esta mañana en Beer Sheva, situada a 37 kilómetros de Gaza.
Uno cayó en una escuela y otro en una zona residencial en el norte de la ciudad, sin causar víctimas.
Cuatro israelíes han muerto por estos ataques desde el inicio de la ofensiva israelí.
LA