Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jan y Qadri seguirán con las protestas pese al acercamiento del Gobierno

Los líderes opositores Imran Jan y Tahirul Qadri han anunciado este lunes que seguirán con las protestas para conseguir la dimisión del Gobierno de Nawaz Sharif, a pesar de que éste ha anunciado la creación de una comisión para dialogar con sus respectivos partidos, Pakistan Tehreek e Insaf (PTI) y Pakistan Awami Tehreek (PAT).
Jan ha indicado que este martes, cuando acaba el ultimátum de 48 horas que ha dado a Sharif para abandonar el poder, liderará una marcha de protesta hasta la Zona Roja de Islamabad, donde se encuentran las principales instituciones paquistaníes y extranjeras.
"He decidido que lideraré la marcha hacia la Zona Roja", ha dicho en una rueda de prensa, explicando que con ello pretende evitar nuevos enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los seguidores del PTI. "La Policía tendrá que decidir si dispara a Imran Jan o no, y sé que no dispararán contra Imran Jan", ha añadido.
El ex jugador de cricket ha instado a los seguidores del PTI a "actuar pacíficamente" y, "si algo pasa", a permanecer detrás de él durante la marcha para que pueda hacer de escudo, según ha informado la prensa paquistaní.
Qadri, por su parte, ha anunciado este lunes que el PAT realizará a partir de esta tarde sentadas de protestas en todas las provincias paquistaníes, sumándose así a la acampada de Islamabad.
El clérigo ha responsabilizado a Sharif de las "provocaciones" a las que se puedan ver sometidos los miembros del PAT que participen en las sentadas. "La actitud del Gobierno es antidemocrática", ha recordado.
De esta forma, tanto Jan como Qadri han rechazado el intento de acercamiento del Gobierno, insistiendo en que solamente hablarán con Sharif para aceptar su dimisión.
El PAT y el PTI han abanderado una serie de protestas por múltiples factores --inseguridad, lucha contra los talibán, cortes en el suministro energético, paralización política-- y muchos temen que el Ejército, descontento con la labor del primer ministro, vuelva a asumir un papel predominante.
Los seguidores del PTI y el PAT marcharon el viernes hasta Islamabad y mantienen desde entonces una acampada indefinida para exigir la dimisión de Sharif al que acusan de cometer fraude en las últimas elecciones.