Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jan dice que seguirá con las protestas pese a la promesa de Sharif de investigar el fraude electoral

El líder opositor Imran Jan ha anunciado este martes que mantiene la convocatoria de la marcha prevista para el próximo jueves en Islamabad contra el Gobierno, a pesar de que el primer ministro paquistaní, Nawaz Sharif, ha prometido investigar el fraude electoral.
Jan ha hecho este anuncio después de que Sharif haya dado un discurso por televisión en el que ha solicitado al Tribunal Supremo la creación de una comisión judicial para investigar las supuestas irregularidades cometidas en las últimas elecciones generales.
"Mientras Sharif siga en el Gobierno ¿Qué hará la comisión judicial? El Gobierno irá contra quienes lo investiguen, usará a la Policía para conseguir ventaja", ha dicho el líder del partido político Pakistan Tehreek-i-Insaf (PTI).
Así, ha propuesto que el primer ministro "dimita una vez creada la comisión judicial". "En caso contrario la Justicia no actuará", ha insistido en una rueda de prensa, según ha informado el diario paquistaní 'Dawn'.
Jan ha aclarado que no se trata de "una cuestión personal". "(Sharif) ha hablado de una manera tan familiar que lo parecía, pero tengo que decir algo a mi país: esto no es una cuestión personal. Es un enfrentamiento entre dos ideologías", ha subrayado.
"Todos conocemos el estilo de Sharif a la hora de gobernar. mientras siga en el Gobierno, los ricos serán más ricos y los pobres serán más pobres", ha recordado. "Ninguna democracia permite a un Gobierno que acuñe moneda", ha apuntado.
Además de la marcha que Jan ha convocado desde Lahore a Islamabad para el jueves, el clérigo opositor Tahirul Qadri ha instado a sus simpatizantes a manifestarse el domingo en sus ciudades, a pesar de que en un principio pretendía marchar por Lahore.
El Gobierno ha prohibido ambas protestas ante el temor de que adquieran dimensiones mayores y, según ha denunciado la oposición, ha detenido a cientos de activistas en la última semana para disuadir a la población de participar en ellas.