Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Japón se sume en el segundo 'apagón nuclear' desde el accidente en la central de Fukushima

El último reactor nuclear que permanecía en funcionamiento en Japón se ha apagado totalmente este lunes y deja al país sin energía nuclear por segunda vez desde que un terremoto y un posterior tsunami el 11 de marzo de 2011 desatara la mayor crisis nuclear de los últimos años en la central de Fukushima.
Hacía 14 meses que Japón no registraba un 'apagón nuclear'. El reactor número 4 de la central de Ohi, situada en la prefectura de Fukui, en el oeste del país, se ha paralizado para evaluar su seguridad en base a las regulaciones nucleares promulgadas en julio, según la agencia de noticias Kyodo.
El reactor cuatro de la central de Ohi era el único en funcionamiento desde que a comienzos de septiembre otro de los reactores de esta planta se paralizara para tareas de mantenimiento, según ha informado la cadena japonesa NHK.
Los 50 reactores nucleares de Japón permanecerán apagados por tercera vez desde 1970 hasta finales de este año mientras las autoridades proceden a realizar las tareas de evaluación de seguridad y tratar de recobrar así la confianza de la población en la energía nuclear.
Las compañías eléctricas niponas han solicitado a la Autoridad de Regulación Nuclear que apruebe la reanudación de doce reactores de un total de seis centrales nucleares, incluida la planta de Ohi. Antes del accidente de Fukushima, la energía nuclear representaba el 30 por ciento del consumo nacional.
Los procedimientos de evaluación de seguridad no están previstos que duren menos de seis meses, una vez que la gran mayoría se iniciaron en julio. No obstante, su reapertura depende, asimismo, de la aprobación de las autoridades locales, reticentes ante la impopularidad de la energía nuclear.