Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jaycee ve a su secuestrador como a una especie de marido

"Hola, mamá. Tengo hijos". Estas fueron las palabras con las que Jaycee saludó a su madre el pasado jueves cuando se reencontró con ella tras recuperar la libertad, según el diario 'San Jose Mercury News'.
"Jaycee tiene unos sentimientos muy fuertes por este hombre. Ella, en realidad, se sentía como si formaran una especie de matrimonio", ha afirmado Carl Probyn.
Jaycee ha pasado 18 años aislada del mundo exterior en un cobertizo y en una tienda situados en el jardín trasero de la casa de Phillip y Nancy Garrido, sus raptores. El precario campamento estaba escondido detrás de arbustos y vallas. Su situación fue denunciada por algunos vecinos y, aunque la policía acudió a interrogar al acusado, no registró la casa.
La joven contó a su madre que durante un tiempo tuvo que vivir en una caja.
Ni ella ni sus hijas, hoy de 11 y 15 años, podían abandonar el jardín, salvo raras excepciones aunque Garrido había relajado la vigilancia en los últimos años. Garrido llevaba frecuentemente a sus dos hijas Angel y Starlite a hacer compras. LA