Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jefe de Royal Navy advierte de que la secesión de Escocia afectará a la "seguridad" de escoceses y británicos

El jefe de Estado Mayor de la Marina británica, el almirante Sir George Zambellas, ha alertado de que la eventual independencia de Escocia afectará a la "seguridad" de los escoceses y los británicos y "debilitaría" la eficacia de la Royal Navy, provocando daños en el "corazón mismo" de sus fuerzas navales.
"Creo que la independencia cambiará fundamentalmente la seguridad marítima para todos nosotros en Reino Unido y dañará el corazón mismo de las capacidades que constituyen la Marina Real, los Marines, la Flota Auxiliar y el Arma Aérea de la Flota", ha asegurado el almirante, en un artículo publicado en el diario 'The Telegraph' y recogido por Europa Press.
"Mientras que el resto de Reino Unido se adaptaría y lo superaría, el impacto más profundo se sentiría en Escocia que ya no tendría acceso al derecho a la contribución de seguridad de una de las mejores y más eficientes marinas del mundo", ha subrayado.
En este sentido, ha afirmado que la declaración de independencia de Escocia "debilitaría seriamente el todo que se ha desarrollado con mucho cuidado: las bases, la infraestructura, el procedimiento, los respuestos, el personal y la capacidad de entrenamiento", que "quedarían divididos".
Se trata de la primera ocasión en que un alto mando militar británico en activo toma partido públicamente en el debate sobre el referéndum de independencia que celebrará Escocia el próximo 18 de septiembre.
Sir George Zambella ha subrayado que, "finalmente", Reino Unido "se adaptaría y superaría" los problemas pero Escocia afrontaría el "mayor impacto" por perder su acceso a "una de las mejores y más eficientes marinas del mundo".
Las declaraciones del jefe de la Marina británica aumentarán la presión sobre el ministro principal escocés, Alex Salmond, que está recibiendo cada vez más reproches sobre temas relacionados con la defensa.
El ministro de Defensa británico, Philip Hammond, tiene previsto dar un discurso en Escocia en el que dejará claro que el vínculo entre Escocia y Reino Unido es "valioso" y no debe ser eliminado. Hammond sostendrá que las fuerzas militares aportan "seguridad" y "tranquilidad" y criticará a Salmond por haber anunciado que expulsará a la base de submarinos nucleares Trident de la localidad escocesa de Clyde.
La Marina británica tiene 16 buques y submarinos y dos comandos del Cuerpo de Marines con base en Escocia. El Partido Nacional Escocéss (SNP), que lidera el ministro principal Salmond, ha prometido mantener las bases castrenses si Escocia se independiza y ha dicho que compartirá algunos medios defensivos con Reino Unido.
En su escrito, el almirante jefe de la Marina Real británica ha recordado el papel histórico de los escoceses en la Royal Navy y su protagonismo en la Batalla de Trafalgar, donde "casi un tercio de los hombres del almirante Nelson" eran "escoceses" y "cinco de los 27 buques de guerra estaban dirigidos por oficiales escoceses".
"Y, durante la Guerra Fría, nuestros buques y submarinos fueron desplegados desde bases escocesas para proteger el flanco norte de Reino Unido de la amenaza soviética", ha explicado. El ministro principal escocés, Alex Salmond, ya ha anunciado que retirará la flota de submarinos nucleares Trident de su base de Escocia, una iniciativa que el ministro de Defensa británico advertirá en su discurso de que no tendrá fácil cumplimiento. "Como Alex Salmond sabe, igual que yo, el futuro de nuestra base naval en Faslane sólo será uno de los muchos temas de defensa que serán objeto de largas y extensas negociaciones si hay un voto por el 'sí'", asegurará el ministro de Defensa británico.
Por su parte, el almirante Sir Mark Stanhope, ex jefe de Estado Mayor de la Royal Navy, ha enviado una carta a Salmond, firmada también por otros ex jefes del Ejército, la Fuerza Aérea y la Marina de Reino Unido, para transmitirle que una Escocia independiente sería "inaceptable" para la OTAN.
En caso de secesión, el almirante Stanhope ha asegurado que Escocia quedaría reducida a una "nueva pequeña nación en un mundo inseguro" y la Alianza Atlántica "difícilmente podría dar la bienvenida a un nuevo estado miembro cuyo gobierno pone en riesgo la continuidad de las operaciones de la fuerza disuasoria nuclear de Reino Unido".