Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jordania entrega a Israel al agente de la Embajada que mató a dos personas tras un ataque

Las autoridades de Jordania han permitido la vuelta a Israel de todo el personal de la Embajada israelí en Amán, entre ellos el embajador, Einat Schlain, y el agente de seguridad que mató a tiros a dos jordanos el domingo tras ser agredido con un destornillador.
El personal de la legación israelí ha regresado al país a través del paso de Allenby sobre el río Jordán, según un portavoz de la oficina del primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, que ha confirmado también el regreso "del agente que resultó herido en el apuñalamiento".
El Gobierno israelí ha atribuido este regreso a la "estrecha cooperación" mantenida en las últimas 24 horas por las dos partes, según el periódico 'Haaretz'. Netanyahu ha hablado este lunes con el rey de Jordania, Abdalá II, poco antes del retorno del personal diplomático y, una vez consumada esta vuelta, ha mantenido una conversación telefónica con el embajador Schlain.
Las autoridades jordanas defendían su derecho a interrogar al adolescente jordano Mohamed Zakaria al Zawawdé, que supuestamente apuñaló al agente israelí en el pecho y en la espalda. La respuesta a la agresión se saldó con la muerte a tiros del atacante y de otro ciudadano jordano.
Por el momento se desconocen los motivos del incidente, pero podría tener que ver con la espiral de protestas y violencia desatada tras la decisión israelí de restringir el acceso a la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén, tercer lugar sagrado para los musulmanes.
Fuentes citadas por el Canal 2 israelí han asegurado que la entrega del agente forma parte de una especie de acuerdo en el que Israel se habría comprometido a retirar los arcos detectores de metal de los accesos a la Explanada de las Mezquitas como demandan los palestinos y sus aliados musulmanes.
El objetivo sería resolver la crisis antes de las oraciones del viernes, día sagrado para los musulmanes, ya que por ahora los musulmanes rezan en las inmediaciones de la Explanada y se niegan a someterse a los controles.