Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jordania exige poder interrogar al agente israelí que mató a dos jordanos el domingo en Amán

Las autoridades jordanas han exigido a Israel que entregue al agente israelí que abrió fuego el domingo en las Embajada israelí en Amán y mató a dos jordanos tras ser agredido con un atornillador, según informa la prensa israelí.
Oficialmente no se ha confirmado que Jordania quiera interrogar al agente, pero la prensa jordana sí ha informado de que no se ha autorizado a salir del país al agente implicado en el incidente. Fuentes israelíes han explicado que 30 trabajadores de la Embajada se han encerrado en las dependencias de Amán.
El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha enviado ya a un alto cargo a Jordania para buscar una solución a la crisis y ha hablado personalmente con el agente, al que le ha asegurado que regresará a salvo a Israel.
Las autoridades israelíes se amparan en la Convención de Viena, que protege con inmunidad al personal diplomático. "Jordania está al tanto (de la Convención) y todas las opciones están abiertas", ha apuntado un responsable jordano citado por el diario israelí 'Yedioth Aharonoth'. Según esta fuente, Israel tiene dos opciones, o accede a un interrogatorio para la investigación, o se opone, en cuyo caso "todo se tratará a su debido tiempo".
Otras fuentes jordanas han advertido de que podría haber represalias diplomáticas si no se permite el interrogatorio por el incidente, en el que al parecer un adolescente jordano de 17 años, Mohamed Zakaria al Zawawdé apuñaló al agente israelí dos veces con un atornillador, una en el pecho y una en la espalda. El agente repelió la agresión y mató a tiros al atacante y a otro jordano.
Por el momento se desconocen los motivos del incidente, pero podría tener que ver con la espiral de protestas y violencia desatada tras la decisión israelí de restringir el acceso a la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén, tercer lugar sagrado para los musulmanes.
El pasado viernes miles de jordanos se manifestaron en Amán contra Israel y convocaron a la yihad o guerra santa contra la ocupación israelí de los territorios palestinos. La protesta tuvo seguimiento también en otras ciudades y en los campamentos de refugiados palestinos.
La mayoría de los 7 millones de habitantes de Jordania son de origen palestino, en su mayoría refugiados o hijos de refugiados expulsados de lo que hoy en día es Israel tras la creación del Estado judío en 1948.