Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Reino Unido insiste en extraditar a Assange a Suecia

Las autoridades británicas siguen contemplando como única opción la extradición a Suecia del fundador de Wikileaks, Julian Assange, que permanece desde hace dos meses en la Embajada de Ecuador en Londres. Sin embargo, confían en lograr una "solución diplomática" al conflicto. Pese a que Ecuador le concedió el jueves "asilo diplomático", Reino Unido se ha negado a firmar el salvoconducto que permitiría a Assange llegar hasta el aeropuerto y abandonar el país.

Assange vive en la sede diplomática desde que en junio se refugiase en ella para evitar ser extraditado a Suecia, donde está siendo investigado por presuntos delitos sexuales. Al encerrarse en la legación, violó su libertad condicional y, por tanto, podría ser detenido si abandona la Embajada.
Pese a que Ecuador le concedió el jueves "asilo diplomático", Reino Unido se ha negado a firmar el salvoconducto que permitiría a Assange llegar hasta el aeropuerto y abandonar el país.
"No aprobaremos un salvoconducto para Assange", ha subrayado este lunes un portavoz de Downing Street. "Según nuestra ley, y habiendo agotado todas las opciones de recurso judicial, estamos obligados a extraditarle", ha añadido, en declaraciones recogidas por la BBC.
El portavoz ha alegado que se trata de una "obligación", si bien ha apostado por el diálogo para resolver la crisis multilateral que se ha generado. En este sentido, Londres hablará con todas las partes implicadas para "intentar encontrar una solución diplomática".
¿Entrar en la embajada?
El Gobierno británico ha esgrimido una ley de 1987 que regula las relaciones diplomáticas para amenazar a Ecuador con retirar el estatus diplomático de su Embajada, lo que abriría la puerta a la entrada de las fuerzas de seguridad en dicha sede.
El portavoz de Cameron ha defendido esta posibilidad, ya que la ley contempla que el estatus sea revocado si una legación se utiliza para fines ajenos a propósitos meramente diplomáticos. "Simplemente estamos aclarando la posición legal, nada más", ha indicado, según informa el periódico 'The Guardian'.