Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Junta Militar rechaza la ayuda de cooperantes extranjeros

La nota agrega que se ha negado la entrada al país a un equipo de rescate que llegó en un avión cargado con material de emergencia.
El régimen de los generales no deja claro si ya han sido expulsados de Birmania. Eso es lo que ha sucedido con dos de los cuatro representantes de la ONU que arribaron la víspera a Rangún.
Naciones Unidas ha denunciado que la negativa de la Junta Militar de Birmania a conceder visados a su personal para asistir al los damnificados es una situación "sin precedentes en los esfuerzos modernos de ayuda humanitaria". 
La mediación de Tailandia permitió que la Junta Militar aceptara a última hora de anoche tres millones de dólares en ayuda de Estados Unidos, que tiene impuestas sanciones contra el régimen birmano, a cambio de que personal estadounidense pueda supervisar la entrega del material. 
Primeros casos de cólera
Un número indeterminado de personas ya ha muerto por cólera en las zonas devastadas por el ciclón Nargis en Birmania, donde miles de cadáveres siguen apilados o flotan en las aguas contaminadas tras el desastre.
Testigos en el delta del río Irrawaddy han informado de que las primeras víctimas por cólera se han registrado en las divisiones de Bogalay y Laputta, dos de las más devastadas por la tormenta.
Los damnificados llevan días sin agua potable y tienen tanta sed que beben de ríos y lagunas en las que se pudren cuerpos de seres humanos y animales.
Los supervivientes no disponen de suficientes medicinas como para hacer frente a posibles epidemias de cólera, dengue, diarrea crónica o malaria, que tienen su caldo de cultivo en las aguas estancadas.
Por otra parte, las autoridades se ven impotentes para recoger los miles de cadáveres. Los residentes hacen turnos para efectuarles la cremación según el rito tradicional birmano, pero hay tantos que apenas se deshacen de menos de 40 cada día.   LA