Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Kerry acusa a Siria de dejar de lado el diálogo y buscar una solución militar al conflicto

El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, ha afirmado este miércoles que Siria ha mostrado que "pretende buscar una solución militar en lugar de una (solución) política" para poner fin al conflicto en el país árabe.
"El continuado asalto de las fuerzas del régimen sirio, con el respaldo de los bombardeos rusos, contra las zonas controladas por los rebeldes, así como el cerco del régimen y sus milicias aliadas a cientos de miles de civiles, señalan claramente su intención de buscar una solución militar, y no una política", ha dicho.
En su comunicado, Kerry ha pedido a Damasco y a sus aliados que pongan fin a sus bombardeos contra las zonas controladas por la oposición, especialmente en Alepo y que levanten el cerco a poblaciones civiles.
"Es el momento de que cumplan con sus obligaciones y de que recuperen la confianza de la comunidad internacional sobre sus intenciones de apoyar una resolución pacífica a la crisis siria", ha valorado.
Por último, ha expresado su deseo de que las conversaciones de paz se retomen a finales de mes, tal y como ha apuntado este mismo miércoles el enviado especial de Naciones Unidas, Staffan de Mistura.
"Durante esta pausa, el mundo necesita presionar en una dirección, para poner fin a la opresión y el sufrimiento del pueblo sirio, no para prolongar este conflicto", ha remachado Kerry.
EL APLAZAMIENTO DE LAS CONVERSACIONES
De Mistura ha anunciado este mismo miércoles un cese temporal de las conversaciones de paz hasta el 25 de febrero, después de una primera ronda poco fructífera.
"He llegado a la conclusión de que, después de la primera semana de conversaciones preparatorias, hay mucho trabajo por hacer", ha dicho en una rueda de prensa.
De Mistura ha instado a los actores internacionales implicados en el proceso de Ginebra --Estados Unidos y Rusia-- a reunirse inmediatamente para abordar las cuestiones pendientes.
Estaba previsto que el diálogo de paz sirio arrancara el pasado viernes en Ginebra, pero la oposición se negó a acudir hasta que el régimen de Bashar al Assad y sus aliados cesaran los bombardeos y los asedios.
El enviado especial se reunió solamente con el Gobierno y ya el lunes pudo hacerlo con la delegación opositora, que accedió a permanecer en Ginebra a la espera de recibir una respuesta del régimen sobre dichas demandas.
La delegación gubernamental, que aún no ha contestado a la oposición, dijo el martes que "todavía" no se dan las condiciones para poder iniciar un diálogo indirecto con los insurgentes, limitando los contactos a reuniones paralelas con De Mistura.
REACCIONES
El jefe de la delegación del Gobierno sirio, Bashar al Yaafari, ha acusado a De Mistura de haber suspendido el diálogo de paz para encubrir una retirada de la delegación opositora tras el anuncio de su decisión.
"Hace unas horas hemos sabido que Riad (los opositores) quería retirarse de las conversaciones de paz y por eso De Mistura ha anunciado (la suspensión), para dar cobertura política a esta decisión", ha dicho.
"El estilo usado por el enviado especial para justificar la retirada de la delegación de Riad (la opositora) bajo las instrucciones de Arabia Saudí, Qatar y Turquía no es subjetivo", ha apuntado el embajador sirio en la ONU.
Por su parte, el líder del Alto Comité para las Negociaciones, Riad Hiyab, ha anunciado que la delegación opositora no retomará el diálogo de paz si no hay cambios sustanciales sobre el terreno.
Así, ha considerado que la decisión de De Mistura "es una oportunidad para que la comunidad internacional presione al régimen y sus aliados para que implementen medidas humanitarias".
Por último, Estados Unidos ha considerado que la decisión del enviado especial de se debe, al menos parcialmente, a los bombardeos rusos, denunciando que en los últimos días se han centrado en las posiciones rebeldes en la ciudad siria de Alepo.
En la misma línea se ha expresado el ministro de Exteriores de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, aunque en su caso ha señalado directamente al Gobierno de Bashar al Assad como responsable por continuar con la ofensiva sobre Alepo pese al proceso de Ginebra.