Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Kerry expresa su "gran preocupación" por la escalada de tensiones en Jerusalén

El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, ha condenado este jueves el intento de asesinato de un activista ultraderechista israelí en Jerusalén y ha expresado su "gran preocupación" por la escalada de tensiones en la ciudad.
"Estoy muy preocupado por la escalada de tensiones en Jerusalén y particularmente en la Explanada de las Mezquitas. Es absolutamente fundamental que todas las partes muestren moderación, eviten una retórica y unas acciones provocativas y preserven el status quo de la Explanada de las Mezquitas", ha dicho.
En su comunicado, ha destacado la importancia de que israelíes, palestinos y jordanos mantengan su compromiso con el status quo del recinto religioso, subrayando que "las acciones destinadas a cambiarlo son provocativas y peligrosas".
En este sentido, Kerry ha pedido a los líderes ísraelíes, palestinos y jordanos que trabajen para "reducir las tensiones y desalentar la violencia, rebajar las restricciones sobre los fieles musulmanes y revigorizar los mecanismos de coordinación que han servido durante décadas para preservar el statuso quo del lugar".
La Policía de Israel ha anunciado este jueves que, tras llevar a cabo un análisis de la situación de seguridad, reabrirá la Explanada de las Mezquitas durante la jornada del viernes, tras permanecer cerrada un día después del intento de asesinato de Yehuda Glick, portavoz de una organización que reclama la entrada de los judíos en la Explanada de las Mezquitas, quien se encuentra hospitalizado en estado grave.
Según las informaciones recogidas por el diario israelí 'The Jerusalem Post', únicamente podrán acceder al recinto religioso aquellas personas mayores de 50 años. Israel impone de forma frecuente restricciones al acceso de fieles musulmanes alegando motivos de seguridad.
La Policía de Israel ha confirmado que ha matado al presunto responsable del crimen, Mutanaz Hijazi, miembro de Yihad Islámica --considerado como un grupo terrorista por Israel-- en el curso de un tiroteo durante una operación de arresto en el barrio jerosomilitano de Abu Tur.
"DECLARACIÓN DE GUERRA"
La Autoridad Palestina ha descrito este jueves como una "declaración de guerra" la decisión de Israel de cerrar los accesos a la Explanada de las Mezquitas, ya que considera que se trata de una "línea roja" que el Gobierno de Benjamin Netanyahu no debe traspasar.
Nabil Abu Rudeineh, portavoz del presidente palestino, Mahmud Abbas, ha advertido de que "atacar los lugares sagrados para musulmanes y cristianos es una línea roja" y ha dicho "no permitirán" que se cruce.
Abu Rudeineh, que ha hablado de "declaración de guerra" y de "agresión", ha culpado al Gobierno israelí de la escalada de violencia en Jerusalén, tal y como ha informado el periódico israelí 'Haaretz'. La decisión israelí no tenía precedentes desde la Guerra de los Seis Días, en 1967.
Por su parte, Netanyau ha salido al paso para pedir calma. "Ninguna de las partes debería tomarse la justicia por su mano. Necesitamos actuar ahora con sangre fría, responsabilidad y determinación, y eso es lo que haremos", ha añadido.
El primer ministro israelí, sin embargo, ha aprovechado para acusar a la Autoridad Palestina de sumarse a la "incitación" de la violencia, junto a "elementos radicales islamistas". Netanyahu ha recomendado a la población judía que se abstenga de acudir a la zona de la Explanada de las Mezquitas hasta que la situación se calme.