Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lavrov asegura que ni Occidente ni Rusia pueden "no cooperar" para luchar contra las amenazas globales

El ministro de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, ha rechazado este lunes un enfrentamiento directo con Occidente y ha asegurado que "negarse a cooperar" para luchar contra las amenazas globales "no es una opción ni para Rusia ni para Occidente", según ha informado la agencia estatal Ria Novosti.
"Una negativa a cooperar no es una opción ni para Rusia ni para Occidente. Está claro, sin embargo, que no hay retorno aparente al acercamiento anterior con Rusia: insincero y lleno de dobles estándares", ha explicado el ministro.
"A pesar del comportamiento hostil de los compañeros occidentales, continuamos oponiéndonos a caer en el escenario primitivo de un enfrentamiento directo entre Rusia y Occidente. Rusia está preparada para continuar contribuyendo a la solución de los problemas fronterizos, pero debe haber un respeto mutuo e igualdad de derechos", ha añadido.
Lavrov ha explicado que, además del conflicto del este de Ucrania, existen amenazas globales como Estado Islámico, el extremismo en Siria e Irak, la inestabilidad del Gobierno afgano y los conflictos en África. Además, ha asegurado que sólo un esfuerzo conjunto podría ser efectivo en la lucha contra el terrorismo, el tráfico de drogas y de armas, la migración ilegal, el cambio climático y otros asuntos.
Las relaciones entre Occidente y el Kremlin comenzaron a deteriorarse de manera significativa durante la crisis en Ucrania, en la que Occidente acusa a Rusia de haber ayudado a los separatistas prorrusos del este del país.
Aunque el Kremlin ha negado estas acusaciones, las potencias occidentales han impuesto una serie de sanciones contra el país. Rusia impuso un bloqueo de un año a algunos productos importantes importados de los países que le han sancionado.