Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lavrov asegura que el gas sarín utilizado el 21 de agosto es idéntico al empleado en marzo en Alepo

El ministro ruso de Asuntos Exteriores, Sergei Lavrov, ha asegurado que el gas sarín utilizado durante el ataque del pasado 21 de agosto cerca de Damasco es idéntico a la sustancia neurotóxica que fue empleada el pasado mes de marzo, supuestamente por los rebeldes, en un suburbio de Alepo.
"La principal conclusión" de la investigación llevada a cabo por los expertos rusos "es que el tipo de gas sarín empleado" cerca de Alepo "es de origen artesanal", ha declarado Lavrov al diario norteamericano 'The Washington Post'.
"Aparte, disponemos de pruebas que demuestran que el gas sarín utilizado el 21 de agosto cerca de Damasco era del mismo tipo, aunque con una concentración más elevada", ha añadido en la entrevista, publicada este jueves.
A finales del pasado mes de marzo, las autoridades sirias reclamaron a la ONU que abriera una investigación sobre el ataque químico del 19 de marzo en un suburbio de Alepo, supuestamente cometido por los insurgentes y que causó 25 muertos y 110 heridos. Los rebeldes han desmentido estas informaciones y han acusado al Ejército gubernamental de haber utilizado un misil 'Scud' cargado de agentes tóxicos.
Los expertos de la ONU llegaron a Siria el pasado 18 de agosto, después de largas negociaciones sobre las modalidades de la investigación. Tres días después de su entrada en el país fue cometido un ataque químico de envergadura cerca de Damasco, que las potencias occidentales --sobre todo Francia y Estados Unidos-- han atribuido a las fuerzas del régimen de Bashar al Assad y en el que, según los datos de la ONU, murieron más de 1.400 personas.
Los expertos de la ONU han concluido que el ataque de agosto fue efectuado con gas sarín, pero no han atribuido responsabilidades. Rusia ha asegurado que la matanza ha sido una "provocación" de los rebeldes para provocar una intervención militar extranjera en Siria y Moscú anunció el pasado 18 de septiembre que disponía de pruebas sobre el empleo de armas químicas por parte de los insurgentes.