Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Libertad bajo fianza para el periodista de la BBC que confesó haber matado a su novio

Ray Gosling ha sido puesto en libertad, bajo fianza. El periodista fue arrestado el pasado miércoles tras confesar públicamente que ayudó a morir" a su novio enfermo terminal de sida. Su abogado ha confirmado que el conocido presentador de la BBC se negó a revelar a la policía el nombre de su pareja, a la que asfixió en los años 80 cuando los médicos le aseguraron que no podían hacer nada por ayudarlo.
Gosling, de 70 años, fue arrestado bajo sospecha de asesinato, luego de haber narrado lo que hizo en el programa de la emisora pública "Inside Out", emitido el lunes pasado.
El abogado de Gosling, Digby Johnson, confirmó que su cliente se negó a dar el nombre de su pareja a la Policía.
"El necesita algo de tiempo para sentarse y pensar después de todo lo que ha pasado. Pasará algunos días antes de que pueda decidir si fue una buena idea o no" revelar el hecho ante las cámaras, explicó.
"Está muy sorprendido por toda la atención que recibió. Ray creyó que era un documental pequeño para un programa regional de televisión y nunca pensó que causaría tanto escándalo".
Gosling abandonó este jueves la comisaría de Oxclose Lane, en la ciudad de Nottingham, tras ser interrogado durante un día y medio por el supuesto asesinato de su pareja.
El conocido realizador de la cadena pública británica reveló en un reportaje televisivo sobre la muerte, el acuerdo con aquel novio para´en caso de que "las cosas fueran mal" él habría acabado con el sufrimiento de su 'partner'.
 
" Había sido mi novio, tenía sida y  sufría terribles dolores". "Cogí la almohada y lo asfixié", contó el famoso presentador.
Tras la confesión de este hombre que narró lo ocurrido años atrás en un hospital británico, se ha desencadenado en Reino Unido un debate moral y político.
El suicidio asistido en Reino Unido está castigado con penas de hasta 14 años de cárcel.