Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Londres denuncia un creciente número de ataques informáticos contra el Gobierno

El Gobierno británico y la industria informática de este país afrontan un creciente número de ataques informáticos que se producen ya a diario. En concreto, han aumentado los ataques contra la red del Ministerio de Asuntos Exteriores, ha señalado el director de la agencia de espionaje de las telecomunicaciones, Iain Lobban.
"El volumen de crimen electrónico y ataques contra los sistemas del Gobierno y la industria sigue siendo preocupante", ha indicado Lobban, director de la Central de Comunicaciones del Gobierno, en un artículo publicado este lunes en el diario 'The Times'.
Estos ataques, denuncia Lobban, suponen una amenaza para la situación económica británica. "Es un hecho que hay intentos de robar ideas y diseños británicos en los sectores de informática, tecnología, defensa, ingeniería y energía y en otras industrias para conseguir ventajas comerciales o beneficiarse del conocimiento secreto de acuerdos contractuales", ha relatado Lobban.
Lobban ha insistido además en que los propios Estados están participando directamente en esta guerra informática contra otros Estados. "También estamos al tanto de que se emplean técnicas similares para intentar adquirir información sensible los sistemas informáticos del Gobierno británico, incluido un importante pero infructuoso ataque contra el Ministerio de Asuntos Exteriores perpetrado este verano", ha explicado.
El año pasado se produjo un número sin precedentes de ataques electrónicos contra Gobiernos e instituciones como el Fondo Monetario Internacional, a menudo atribuidos a China. También el programa nuclear iraní fue atacado por el conocido como gusano Stuxnet, presuntamente creado en Estados Unidos o Israel.
El propio ministro de Exteriores, William Hague, ha asegurado en declaraciones a 'The Times' que su el Gobierno sufre más de 600 ataques "maliciosos" cada día. El país que no proteja su información tendrá graves problemas en el futuro, según Hague. "Será más difícil crecer y sobrevivir para las empresas y para que los individuos conserven su información confidencial. Por eso es urgente prevenirlo", ha argumentado el ministro.
Reino Unido invertirá 650 millones de libras (1.000 millones de euros) en los próximos cuatro años en seguridad informática, pero tanto Hague como Lobban han abogado por una cooperación necesaria con el sector privado. "El ciberespacio va a ser uno de los grandes desafíos de nuestros días", ha apostillado Lobban.