Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Luz verde al juicio contra el presunto criminal nazi Demjanjuk

Fotografía de archivo sin fecha del certificado de servicio de Ivan John Demjanjuk, quien recibió el documento como "vigilante" en su campo de trabajo en Trawniki, Polonia. EFE/Archivotelecinco.es
La defensa del imputado había argumentado que su cliente pasó ya siete años en prisión en Israel y, a su edad, es impensable que se le pueda dictar una pena mayor. La Audiencia de Múnich (sur del país) anunció a principios de octubre la apertura del que se prevé último gran proceso en Alemania por los crímenes del nazismo.
La cámara muniquesa ha previsto 35 vistas para el proceso, que salvo cambios o imprevistos terminará el 6 de mayo del próximo año. La acusación imputa al inculpado complicidad en la muerte de 27.900 judíos en el campo de exterminio nazi de Sobibor, en la Polonia ocupada, donde Demjanjuk ejerció de guardia voluntario y participó en su asesinato en las cámaras de gas.
Demjanjuk fue entregado por EEUU a Alemania el pasado mayo, después de que agotase todos los recursos legales en contra. El procesado se resistió a su entrega alegando razones de salud y su avanzada edad, además de sostener que él nunca participó en los crímenes del nazismo, sino que fue víctima del Tercer Reich.
Demjanjuk emigró a EEUU en 1952 y ahí vivió sin sobresaltos hasta mediados de 1970, cuando Israel le reclamó como presunto "Iván el Terrible" del campo de Treblinka, asimismo en la Polonia ocupada. Fue procesado por la justicia israelí y condenado a cadena perpetua, pero el Tribunal Supremo de ese país anuló la condena en 1993 al presentar sus abogados documentos de la Unión Soviética según los cuales no quedaba probado que fuera "Iván el Terrible".
La justicia de Múnich reabrió las investigaciones y apuntaló la acusación no ya en su presunta identidad como el "verdugo" de Treblinka, sino por responsabilidad en los crímenes de Sobibor, donde murieron 250.000 judíos de toda Europa. A ese campo llegó Demjanjuk, en 1942, como preso ucraniano y ahí empezó su cooperación con los nazis en la que se fundamenta la acusación de complicidad. CGS