Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

MSF alerta de que cada día un millar de sursudaneses abandonan el país

Médicos Sin Fronteras (MSF) ha alertado del aumento de los civiles sursudaneses que abandonan el país para huir de la violencia, una cifra que ha alcanzado el millar de personas que huyen diariamente en dirección a Kenia, Etiopía y Uganda.
Los enfrentamientos comenzaron tras la desarticulación de un supuesto golpe de Estado contra el presidente, Salva Kiir, orquestado por el exvicepresidente, Riek Machar. La crisis ha desencadenado en un conflicto étnico entre los dinkas --etnia de Kiir-- y los nuer --a la que pertenece Machar--.
En estas semanas, más de 100.000 personas han tenido que huir del país, a menudo a pie, llevándose consigo las pertenencias que pueden cargar. "Algunas familias llegan a la frontera sin nada; son muchas las personas que necesitan comida, agua, abrigo y atención médica", ha alertado la organización mediante un comunicado.
En Uganda se encuentran más de 61.000 refugiados sursudaneses, en su mayoría mujeres y niños. De ellos, más de 25.000 refugiados se encuentran hacinados en el asentamiento de Dzaipi, un campamento construido para albergar a unas 3.000 personas. La organización tiene previsto aumentar el número de campamebntos para acoger y trasladar a más refugiados.
"Las condiciones de vida son terribles para aquéllos que viven debajo de los árboles o dentro de una escuela", ha afirmado el coordinador general de MSF en Uganda, Ruben Pottier. El médico de la organización Fredericke Dumont ha indicado que se tratan numerosos casos graves de malaria, diarrea e infecciones respiratorias.
En cuanto a Kenia, donde se encuentran unos 10.000 refugiados sursudaneses, MSF está trabajando en el cruce fronterizo de Nadapal, para ayudar a los civiles que llegan "cansados, hambrientos y deshidratados".
"Cuando la gente cruza la frontera lo hacen esperanzados y aliviados", ha explicado el coordinador general de MSF en Kenia, Guilhem Molinie. La organización trabaja junto al Ministerio de Sanidad keniano para examinar a todos los refugiados y dictaminar si padecen el sarampión.
"En la frontera vi como un refugiado rogaba a las autoridades que le dejasen regresar a Sudán del Sur. Quería encontrar a su madre, que era ciega. También conocí a una familia que había pasado tanto miedo antes de abandonar su casa que permanecieron escondidos debajo de la cama durante siete días", ha relatado Molinie.
Por su lado, en Etiopía se encuentran unos 21.000 ciudadanos sursudaneses. La organización ha informado de que proporcionará servicios ambulatorios, atención materna, vacunaciones y apoyo nutricional a los 5.500 refugiados que se han asentado temporalmente en Tirgol.
Además, MSF ha asegurado que seguirá proporcionando estos servicios una vez que sean trasladados a un campo permanente en Leichure, actualmente en construcción.