Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

MSF cree que un antimalárico pudo reducir en más de un 30 por ciento la mortalidad del ébola en Liberia en 2014

Médicos Sin Fronteras (MSF) ha asegurado que un medicamento contra la malaria empleado en Liberia en 2014 durante el apogeo del virus del ébola fue la posible causa de que las tasas de mortalidad en un grupo de pacientes con la enfermedad se vieran reducidas en más de un 30 por ciento.
Esta estimación consta en un estudio retrospectivo publicado este jueves en el 'New England Journal of Medicine' por MSF y su centro de investigación Epicentre (www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMoa1504605). El estudio señala que los pacientes de ébola a quienes se les prescribió artesunatoamodiaquina (ASAQ), un medicamento contra la malaria, sufrieron una mortalidad un 31 por ciento menor que aquellos a los que se les prescribió el medicamento antimalárico estándar de primera línea, el arteméter-lumefrantina (AL).
Los medicamentos antimaláricos forman parte del protocolo de tratamiento de MSF para todos los pacientes sospechosos de tener Ébola.
Sin embargo, el efecto positivo del artesunato-amodiaquina (ASAQ) no fue descubierto hasta el momento en el que el centro de tratamiento de ébola de MSF en Foya (Liberia) se quedó sin AL durante el pico de la epidemia de agosto de 2014.
Un análisis extensivo de los datos excluyó otros factores como la edad y la carga viral en el momento de la admisión, otras variables que también afectan al riesgo de muerte por ébola.
MSF ha explicado que, en los últimos ensayos de laboratorio realizados sobre algunos compuestos usados para tratar otras enfermedades como la malaria, se documentó la acción positiva de la amodiaquina, un compuesto del ASAQ, contra el virus del ébola.
"Aunque ninguna de las pruebas clínicas de tratamientos realizadas por las diversas instituciones de investigación sea concluyente, este estudio retrospectivo provee de una información prometedora y debería alentar a realizar más pruebas con ASAQ", ha destacado la ONG.
"Dado el particular contexto de este estudio, debemos mantenernos cautelosos antes de sacar grandes conclusiones", ha afirmado la doctora Iza Ciglenecki, que es coautora del estudio.
"Hoy en día, sin embargo, el ASAQ parece ser un camino prometedor hacia un tratamiento efectivo. Esa es precisamente la razón por la cual creemos necesario que se lleven a cabo de manera urgente un mayor número de estudios pre-clínicos y clínicos para confirmar el efecto del ASAQ en la reducción de la mortalidad del Ébola", ha explicado.
El virus del ébola ha acabado con la vida de más de 11.000 personas en África Occidental, con más de 28.000 casos registrados.