Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

MSF critica a las autoridades de RCA por tratar de presentar el conflicto como un choque religioso

Médicos Sin Fronteras (MSF) ha denunciado la permanente situación de violencia en República Centroafricana (RCA) y ha criticado que las autoridades traten de presentar el conflicto como un enfrentamiento religioso entre cristianos, mayoritarios en el país, y musulmanes.
El coordinador de terreno de MSF en Ndele, en el norte de República Centroafricana, Omar Ahmed, ha asegurado en una entrevista publicada en la web de la ONG que la sociedad "está muy cansada de la violencia" y "desconfía de la aparente tranquilidad".
Según Ahmed, en los últimos meses "se ha visto una mejora" en el país, aunque los centroafricanos siguen con miedo. Muchos de ellos se han convertido en desplazados y solo en Ndele, donde el coordinador ha pasado dos meses, hay cerca de 3.000 desplazados que "saben que no van a volver".
Ahmed también se ha dirigido a los líderes del país, a los que ha acusado de atribuir a la religión la causa de los enfrentamientos. "Han promovido esa visión porque les resulta útil en sus objetivos", ha asegurado Ahmed.
Sin embargo, "la población no compra esa versión" y según el coordinador de MSF "el origen del conflicto no es religioso", aunque ha reconocido que en algunas ciudades "el grado de violencia ha sido mayor y eso genera resentimientos entre comunidades".
En Ndele, ha ilustrado, "con fuerte mayoría musulmana, hay alrededor de un 15 por ciento de cristianos y no se producen problemas religiosos". "Parte de nuestro propio equipo está formado por cristianos y no hemos detectado problema alguno por ello", ha subrayado.
ATENCIÓN SANITARIA
Por otra parte, ha subrayado que "la estructura sanitaria del país está destrozada y los servicios han sido en buena parte asumidos con apoyo de MSF". Así pues, "el reto a largo plazo es que las autoridades retomen la gestión de salud y asuman sus responsabilidades".
Así las cosas, Ahmed ha explicado que actualmente "hay una enorme necesidad de salud primaria" puesto que "no hay prácticamente nada". Como consecuencia de ello, ha añadido, "son habituales las diarreas, infecciones respiratorias y cutáneas. Todo se ve agravado en la época de lluvias por el habitual aumento de casos de malaria".
MSF también tiene que enfrentarse a la medicina tradicional, una práctica habitual en el país que no ayuda a erradicar ciertas costumbres y enfermedades. Ahmed ha destacado que "a veces cuesta luchar contra determinados prejuicios" y que el equipo de MSF se está centrando en "explicar a la población los beneficios de acudir a los servicios de salud".