Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

MSF abre las puertas de un campamento de refugiados en los alrededores de Grande-Synthe

La organización no gubernamental Médicos Sin Fronteras (MSF) ha abierto este lunes las puertas del campamento de refugiados en los alrededores de la ciudad francesa de Grande-Synthe, en el norte del país.
El campamento, en el que se alojarán 1.050 inmigrantes, ha sido abierto días después de que las autoridades iniciaran el desmantelamiento del campamento de inmigrantes y refugiados instalado en las afueras de la localidad francesa de Calais, también conocido como la 'jungla'.
El alcalde de Grande-Synthe, Damien Careme, ha expresado su satisfacción ante el hecho de que "mujeres, niños y hombres que vivían en unas condiciones indignas puedan acceder a una instalación más humanas".
"MSF ha hecho un trabajo extraordinario. El nuevo espacio está aún inacabado, pero me alegra que seamos capaces de albergar dignamente a 1.500 personas en 213 cabinas", ha dicho, según ha informado el diario francés 'Le Monde'.
Por su parte, la responsable de la ONG en Francia, Angélique Muller, ha recalcado que el ingreso de inmigrantes en el campamento "será voluntario", agregando que MSF "lleva dos meses trabajando para convencer a las familias y cuenta ya con una lista de 800 personas para el cambio de lugar".
"La semana pasada organizamos visitas al nuevo campamento, para que puedan ver el progreso del trabajo, y la respuesta es muy positiva", ha manifestado, indicando que será la ONG la que supervise el proceso de entradas y salidas.
En este sentido, Careme ha apuntado que los inmigrantes y refugiados que no quieran trasladarse al campamento "serán evacuados el jueves por la Policía". "Considero que tendrían mala voluntad si se niegan a ir al nuevo espacio que les ofrecemos", ha recalcado.
Muller ha agregado que MSF ha destinado 2,6 millones de euros para instalar el campamento, afirmando que la organización "no quiere que (el dinero) sea reembolsado por el Estado".
"Somos un actor independiente y jugamos en Grande-Synthe nuestro papel de organización humanitaria, como lo hacemos en otras partes del mundo ante seres humanos que deben vivir en condiciones extremas", ha dicho.
Careme ha desvelado que la Alcaldía de Grande-Synthe, por su parte, ha invertido 500.000 euros en las instalaciones, expresando su deseo de que "el Estado reembolse esta suma".
"Esperamos también que (el Estado) se haga cargo de los 2,5 millones de euros anuales que cuesta el funcionamiento del lugar. La Alcaldía de Grande-Synthe no cuenta con los medios para hacerlo", ha remachado.