Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

MSF denuncia la falta de información a los refugiados que están siendo evacuados de Idomeni

La ONG Médicos Sin Fronteras (MSF) ha alertado de que los miles de refugiados que están siendo evacuados del campo improvisado de Idomeni, en el norte de Grecia, apenas disponen de información sobre sus destinos, algo que se agrava por las "restricciones" impuestas a las organizaciones humanitarias.
"La alternativa a lo inhumano no debería ser lo desconocido y lo
incierto", ha subrayado el coordinador de MSF en Idomeni, Michele Telaro. En este sentido, ha recordado que las personas desalojadas "deben tener la capacidad de tomar decisiones y para ello deben recibir información precisa".
La ONG ha tachado de "inaceptable" la falta de información a los refugiados, algunos de los cuales han expresado sus temores al personal médico. "Nuestra enfermera informó de que la mayoría de las personas a las que atendió en la clínica el primer día del desalojo rompieron a llorar cuando hablaron con ella. Le preguntaban a dónde irían y si habría médicos allí", ha explicado Telaro.
La enfermera "no sabía qué decirles", ya que ni siquiera MSF sabe si la atención sanitaria "continuada y adecuada" está garantizada en los centros de destino. Esta incertidumbre es especialmente preocupante en el caso de los pacientes con enfermedades crónicas o que reciben tratamiento.
Los equipos de MSF han tenido dificultades para derivar a los pacientes al hospital y han visto reducido al mínimo su acceso al campamento, del que han sido "completamente expulsados" los voluntarios. Desde el inicio de su intervención en Idomeni, en abril de 2015, los equipos de MSF han realizado más de 38.000 consultas médicas.
SIN OPCIONES
El coordinador general de MSF en Grecia, Loïc Jaeger, ha recriminado que se pueda considerar "reubicación voluntaria" un desalojo donde los afectados "no tenían otra opción, carecían de información adecuada y la asistencia en el campo fue drásticamente reducida".
"Es inaceptable obligar a este traslado a los desesperados y resignados habitantes de Idomeni. Nos gustaría decirles que podrán reunirse con sus familias en Europa, que van a tener acceso a la protección adecuada, pero no podemos", ha apuntado.
Jaeger ha insistido en que "trasladar a los refugiados de los campamentos informales a campos formales no es la solución" y ha abogado por que se tengan en cuenta las peticiones de asilo de estas personas y se les facilite viviendas, "para que puedan reiniciar sus vidas en condiciones de seguridad".