Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Macri denuncia la "pesada herencia" de "despilfarro" y "corrupción" de la era Kirchner

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, ha denunciado la "pesada herencia" de "despilfarro" y "corrupción" que ha recibido de los gobiernos 'kirchneristas' en el discurso que ha pronunciado este martes para inaugurar el curso parlamentario.
"Tenemos que reconocer que no estamos bien", ha comenzado Macri una alocución de hora y media en medio de los abucheos del bloque parlamentario del Frente para la Victoria (FpV), aunque con notables ausencias, como la de Máximo Kirchner.
Macri ha dedicado alrededor de 20 minutos a describir "la situación actual de Argentina". "Encontramos un Estado desordenado y mal gestionado, con instrumentos de navegación rotos", ha dicho. "En cada área del Estado hemos encontrado despilfarro y corrupción", ha lamentado.
El líder conservador ha hecho hincapié en que se ha encontrado "un Estado plagado de clientelismo, al servicio de la militancia política", subrayando las consecuencias que ha tenido para Argentina. "La corrupción mata, como lo demostró Cromañón o la tragedia de Once", ha recordado.
También ha destacado el superávit del que Néstor Kirchner presumió durante su Gobierno ha desaparecido. "Nos encontramos con un país lleno de deudas, deudas de infraestructura, deudas sociales, deudas de desarrollo. En estos años de vacas gordas no solo no ahorramos, sino que nos comimos nuestro capital", ha afirmado.
Macri ha señalado que, a pesar del incremento del gasto social, "más recursos no implicaron una transformación de las escuelas, los hospitales o la seguridad". "Más recursos no permitieron ni siquiera reducir los problemas estructurales de la pobreza y la indigencia", ha añadido.
NUEVA AGENDA
Frente a ello, el jefe de Propuesta Republicana (PRO) ha planteado una "agenda del siglo XXI", pero ha advertido de que "esta transformación no se hace de un día para otro, sino que se llevará a cabo dando pequeños pasos todos los días".
Macri ha prometido una "reforma política" que pasa por volver a prestigiar la el empleo público y la lucha contra la corrupción, fortaleciendo para ello las instituciones que se ocupan de combatir esta lacra y dando "el detalle" de las actuaciones del Gobierno.
En el plano económico, ha pedido al Congreso el apoyo al acuerdo alcanzado esta semana con los principales acreedores de Argentina, que implica a su vez la derogación de las llamadas leyes 'cerrojo' y de 'pago soberano' para que el país suramericano pueda volver a los mercados internacionales.
En lo social, ha abogado por la educación obligatoria desde los tres años, ampliar la asignación universal por hijo, mejorar las pensiones de jubilación, devolver la devolución del IVA para los productos de la canasta básica y llevar Internet "hasta al pueblito más alejado".