Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Maduro ve "inaudito" que la oposición rechace el diálogo

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha calificado de "inaudito" que la oposición rechace el diálogo y ha llamado a la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) a estar a la altura del "momento histórico" por el que atraviesa el país sudamericano, sumido en una crisis política y social.
Maduro ha defendido la voluntad del Gobierno --"no he dudado en convocar un diálogo de paz", ha dicho-- y, en cambio, ha criticado las 'líneas rojas' de la principal coalición opositora, a la que ha acusado de querer "perdonarse todos sus crímenes" con una ley de amnistía, según el periódico 'El Universal'.
El mandatario venezolano ha insistido en que está "dispuesto" a reunirse con el presidente de la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup, y a iniciar un diálogo "serio y contundente". "Quiero diálogo porque quiero paz, quiero superar los problemas, recuperar la economía, quiero la cooperación y la unión de todo el país", ha insistido durane un acto público.
El discurso de Maduro ha coincidido en el tiempo con la sesión extraordinaria del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), convocada a petición de Venezuela y en la que han tomado la palabra los mediadores designados por la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), entre ellos el expresidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero.
La ministra de Exteriores venezolana, Delcy Rodríguez, también ha hablado para denunciar la "tendencia peligrosa" en la que, a su juicio, ha entrado la OEA. "Hemos transformado esta organización en el tribunal de justicia contra Venezuela", ha criticado.
Rodríguez ha asegurado que Estados Unidos es quien maneja los hilos, utilizando para ello como "instrumento" al secretario general de la organización, Luis Almagro. En este sentido, la canciller ha acusado a Almagro de "trabajar para la oposición" venezolana y de "violentar todas las normas".
"¿Dónde queda el principio de no intervención de todos los Estados?, ¿Dónde queda lo de la soberanía de los gobiernos de los Estados miembros?", ha preguntado la ministra.